miércoles, 22 de mayo de 2013

El valor de las opiniones

En vez de ser consideradas propuestas imprecisas, limitadas por la insuficiencia de conocimientos o el apresuramiento, las opiniones se convierten en expresión irrebatible de la personalidad del sujeto: "esta es mi opinión", "eso será tu opinión", como si lo relevante en ellas fuese a quién pertenecen en lugar de en qué se fundan. La antigua y poco elegante frase que suelen decir los tipos duros de algunas películas yanquis -"Las opiniones son como los culos: cada cual tiene la suya"- cobra vigencia, porque ni de las opiniones ni de los traseros cabe por lo visto discusión alguna ni nadie puede desprenderse ni de unas ni de otro aunque lo quisiera. A ello se une la obligación beatífica de "respetar" las opiniones ajenas, que si de verdad se pusiera en práctica paralizaría cualquier desarrollo intelectual o social de la humanidad. Por no hablar del "derecho a tener su opinión propia", que no es el de pensar por sí mismo y someter a confrontación razonada lo pensado sino el de mantener la propia creencia sin que nadie interfiera con molestas objeciones. Este subjetivismo cala muy pronto en niños y adolescentes, que se acostumbran a suponer que todas las opiniones -es decir, la del maestro que sabe de lo que está hablando y la suya, que parte de la ignorancia- valen igual y que es señal de personalidad autónoma no dar el brazo a torcer y ejemplo de tiranía tratar de convencer al otro de su error con argumentos e información adecuada.

 La tendencia a convertir las opiniones en parte simbólica de nuestro organismo y a considerar cuanto las desmiente como una agresión física ("¡ha herido mis convicciones!") no solo es una dificultad para la educación humanística sino también para la convivencia democrática. Vivir en una sociedad plurar impone asumir que lo absolutamente respetable son las personas, no sus opiniones, y que el derecho a la propia opinión consiste en que esta sea escuchada y discutida, no en que se la vea pasar sin tocarla como si de una vaca sagrada se tratase.


Fernando Savater
(El valor de educar, Ariel)


Frases bélicas

*Quiero que recordéis que ni un solo hijo de puta ha ganado jamás una guerra dando la vida por su país. La ganó haciendo a otros pobres cabrones idiotas morir por su país.

*Los patriotas siempre hablan de morir por su país. Pero nunca de matar por su país 

* La muerte soluciona todos los problemas. No hay hombre, no hay problema (Joseph Stalin) 

* El nuestro es un mundo de gigantes nucleares e infantes éticos. Sabemos más de la guerra que de la paz, de matar que de vivir (General Omar Bradley) 

* Los hombres viejos declaran las guerras, pero son los jóvenes las que las luchas y los que mueren (Herbert Hoover) 

* La guerra es deliciosa para aquellos que no la han experimentado (Erasmo) 

* La guerra no determina quién tiene razón, sólo quién queda (Bertrand Russell) 

* Hay un cementerio en el norte de Francia en el que están enterrado todos los chicos del Día D. Las cruces blancas cubren el horizonte de punta a punta. Recuerdo haberlas visto y haber pensado que estaba en un bosque de tumbas. Pero las tumbas estaban colocadas con una geometría perfecta, totalmente rectas, por lo que al fin y al cabo no era un bosque si no un huerto de tumbas. Nada que ver con la naturaleza, salvo que tengas en cuenta la naturaleza humana (Barbara Kingsolver) 

* No debes luchar muy a menudo con un enemigo, o le enseñarás todo tu arte bélico (Napoleón Bonaparte) 

* Jamás en el campo del conflicto humano se debió tanto a tan pocos (Winston Churchill) 

* La guerra es un castigo tanto para el que la infringe como para el que la sufre (Thomas Jefferson) 

* Aquél que tiene mil amigos, no le sobra ni uno. Aquél que tiene un enemigo, lo encontrará en todas partes (Ali ibn-Abi-Talib) 

* Solo los muertos ven el fin de la guerra (Plato) 

* El objetivo de la guerra no es morir por tu país. Sino asegurarse de que el otro bastardo muera por el suyo (General S Patton) 

* Un soldado luchará más y más duramente por un trozo de tela coloreado (Napoleón Bonaparte) 

* En la guerra no hay premio para el corredor adelantado (General Omar Bradley) 

* Jamás penséis que la guerra, no importa lo necesaria o justificada que sea, no es un crimen (Ernest Hemingway) 

* Morir no es nada, pero morir derrotado sin gloria es morir cada día (Napoleón Bonaparte) 

* El soldado reza por la paz por encima de todos lo demás, ya que es él quien sufre las heridas más profundas y las cicatrices de la guerra (General Douglas MacArthur) 

* Mientras haya hombres habrá guerras (Albert Einstein) 

* Los años futuros jamás conocerán el rabioso infierno y el negro e infernal trasfondo, las incontables pequeñas escenas y los interiores de la guerra de secesión; y es mejor que sea así. La auténtica guerra jamás llega a los libros (Walt Whitman) 

* Es fatal entrar en cualquier guerra sin la voluntad de ganarla (General Douglas MacArthur) 

* Aquél que teme ser conquistado es seguro que será derrotado (Napoleón Bonaparte) 

* Debemos estar preparados para hacer por la causa de la paz los sacrificios heroicos que hacemos sin dudar por la causa de la guerra. No hay tarea que sea más importante o que esté más cercana a mi corazón (Albert Einstein) 

* La vida de todos los hombres terminan igual. Son los detalles de como vive y muere lo que distingue a un hombre de otro (Ernest Hemingway) 

* En los viejos tiempos escribieron que era hermoso y apropiado morir por tu país, pero en la guerra moderna no hay nada hermoso ni apropiado en para morir por tu país. Mueres como un perro sin ninguna buena razón (Ernest Hemmingway) 

* Nunca he abogado por la guerra, excepto como medio de paz (Ulysses S. Grant) 

* La muerte de un hombre es una tragedia. La muerte de millones es estadística (Joseph Stalin) 

* En el ejército soviético hace falta más valor para retirarse que para avanzar (Joseph Stalin) 

* Si no terminamos con la guerra, la guerra terminará con nosotros (H. G. Wells)



-Hammerhead-The Offspring


sábado, 11 de mayo de 2013

El anarquismo no es revolucionario


Fragmento de un debate sobre el anarcocomunismo/anarcosindicalismo en el Foro Comunista.

Por JoseKRK:

Esa forma de concebir la sociedad en general y el comunismo, como forma particular de sociedad, lleva necesaria e inevitablemente en la práctica, a pesar de toda declaración verbal en contra, a entidades individuales (aunque sean colectivas en su organización interior) que se interrelacionan mediante normas de regulación mutuamente acordadas, pero es seguro que entre ellas no habrá igualdad de desarrollo y de capacidades productivas en un principio, por lo que esos acuerdos mutuos, jamás pueden partir de condiciones reales de igualdad, por más que se insista verbalmente en ello. Y menos aún cuando cada comuna local debe velar por el bienestar y los intereses de sus miembros. (Aparte apunto que las relaciones mercantiles no implican necesariamente el lucro, que sólo es posible mediante la extracción de plusvalía. Las relaciones mercantiles se basan en el intercambio de valores equivalentes, precisamente).

Todo ello conlleva condiciones materiales, objetivas, de desigualdad y de potencial competencia entre las diferentes comunas, e incluso entre las diferentes empresas autogestionadas, condiciones reales, materiales, objetivas, que sólo pueden ser "anuladas" (en teoría) por el ardor de La Idea, del ideal anarquista, supuestamente compartido por todos los miembros de esa sociedad comunista libertaria en ciernes. Todo el buen desarrollo del proceso se confía a la solidaridad de clase y al ideal anarquista compartido. Puro idealismo (que es, no ya burgués, sino pre-burgués, incluso). Pero lo cierto es que recién surgidos de la sociedad capitalista, incluso los proletarios están educados hasta subconscientemente en que el que más riqueza y poder -por ello- tiene, es el que saca mejor tajada en los "acuerdos", porque es el que puede hacerlo. Eso, para empezar.

Y eso, sin recurrir al “autoritarismo” y a la coerción (en cuyo caso la “sagrada” y obsesiva libertad individual se va al garete) no hay forma de enmendarlo, me temo. Y si das a elegir a los individuos entre formar parte de una colectividad o tratar de sobrevivir por su cuenta, en el momento en que tengas personas que elijan ese camino, ya no podrás avanzar hacia la sociedad comunista, porque tendrás propietarios y productores privados, objetivo final de los postulados filosóficos y de la cosmovisión burgueses. Tendrás clases sociales diferentes, por mucho que a esa incipiente clase burguesa pertenezcan, por ejemplo, nada mas que un millón y pico de personas en todo el mundo. Y donde tienes clases, tienes lucha de clases abierta o encubierta, dicho sea de paso. 

Puede quizás que tú entiendas, Durruti, por Comunismo y por Comunismo Libertario algo diferente a lo que conciben las organizaciones anarcosindicalistas o anarcocomunistas, pero en ese caso, tu opinión, aunque sumamente interesante y respetable, es irrelevante, ya que los anarcocomunistas, como fuerza o colectivo social organizado, luchan encuadrados dentro de organizaciones como la CNT y la AIT, donde determinan sus objetivos y programas, que son por tanto los que yo tomo como referencia para juzgar el carácter de clase real del anarcocomunismo (el, en teoría, anarquismo menos burgués que se haya concebido a lo largo de la historia del Anarquismo), así como sus objetivos concretos. 

Y para juzgar esos programas, no puedo basarme en las declaraciones de intenciones, sino en los desarrollos que se desprenden de lo concreto, de las formas concretas de relaciones sociales reales que se desarrollan a partir de la implementación de dicho programa. Y me temo que de ello, en el caso del Comunismo Libertario, se desprenden relaciones reales de carácter burgués, salvo que se recurra a la maquinaria de coerción clasista, al Estado de la Dictadura del Proletariado para forzar en lo posible la erradicación gradual de las diferencias y desigualdades heredadas del estado o sociedad burgueses, que son no solo de desarrollo desigual entre empresas y “comunas”, sino entre trabajo urbano y rural y entre trabajo intelectual y físico, por ejemplo. Y, sobre esa base material, real, no puedes jamas pretender acuerdos basados en la solidaridad y el apoyo mutuo, sólo por efecto de las predicas previas o porque la mayoría de los miembros de la sociedad son todos “trabajadores”, pues entre los trabajadores hay objetivamente clases diferentes con diferentes intereses, quizás no antagónicos, pero sí contradictorios en mayor o menor medida, que no se van a resolver por sí mismos ni por articular federaciones de Comunas Libertarias. 

Y es que en la raíz de todo este asunto está la visión anarquista moderna, afectada fuertemente, en mi opinión, por los primeros brotes históricos de la burguesía revolucionaria (que era necesariamente pequeña burguesía, en vez de imperialista, por ejemplo) de que el individuo es la base de la sociedad y lo más importante de ella, cuyos derechos y libertades deben estar por encima de todo. Y, sin liberarse de esa conciencia, de ese carácter burgués de base de la conciencia, no es posible avanzar hacia una praxis no burguesa desde la sociedad burguesa existente y a erradicar. 


Y es que, en realidad no se trata de un asunto de qué es lo primario o lo más importante, si el individuo o la colectividad, en absoluto. Se trata de un asunto de caracterizar y comprender correctamente cómo se desarrollan las sociedades, que lo hacen de modo en que para nada se tiene en cuenta ni juega papel alguno el asunto de "individuos" o "colectividad". Esa dicotomía como base de los problemas sociales es falsa y es fruto del individualismo burgués, pequeñoburgués, que aspira a que cada persona sea dueña y señora de lo que produce (¿Qué libertad puede tener nadie si no dispone de la propiedad y uso libres de los medios de vida, de aquello que satisface sus necesidades y qué otra manera de obtener esa libertad hay desde la concepción burguesa de base, más que haciendo realidad eso de "la tierra y la empresa para quien la trabaje" -autogestión-?) para poder hacer con ello lo que considere oportuno para satisfacer sus propias necesidades, para lo que debe entrar necesariamente en relaciones con otros individuos o colectividades, tan productores libres como él o no, y que nadie tiene derecho a venir a joder ese esquema tan protector del individuo como lo más importante en todos los asuntos humanos. 

En realidad las sociedades no son más que las formas graduales y concretas en que se desarrolla y reproduce la especie humana a lo largo de la historia. No son algo idea de nadie, sino que el ser humano es el desarrollo de especies biológicas gregarias, sociales, anteriores, de homínidos que ya eran gregrarios, que vivían en y como sociedades concretas y que sólo podían existir como tales, ya que sólo como sociedades podían obtener la producción de lo necesario para satisfacer sus necesidades vitales y reproducirse a sí mismos. La sociedad no es un "invento" ni un desarrollo humano, sino un proceso histórico desarrollado en determinadas especies vivas. 

El individuo, cada ser humano concreto, es un producto más de la sociedad. Cierto es que es el único producto social consciente, que es a la vez objeto social "pasivo" y sujeto social, productor de sociedad. El ser humano sólo existe en la medida en que reproduce el orden social mediante el cual obtiene la satisfacción de las necesidades de sus miembros. Al reproducir el orden social, la sociedad, se reproduce a sí mismo como especie y, con ella, a cada individuo. Pero nadie nunca jamás decidió cómo iba de antemano a organizar la sociedad. Lo que ha ido determinando cómo se reproduce cada sociedad concreta ha sido el desarrollo de las fuerzas productivas, que han ido introduciendo en su evolución nuevas formas de organizar el trabajo, la producción social y, con ella, nuevas relaciones sociales, no el individuo ni el acuerdo colectivo. Fruto de esas relaciones sociales, los seres humanos se reproducen también a sí mismos. El individuo nace y existe como producto social, como la suma de las relaciones sociales. Nunca puede ser tomado como el origen, la base y lo esencial de la existencia, de la vida humana. Eso parte de una concepción idealista y falsa de lo que el ser humano es, que considera al individuo como una entidad altamente autoexistente, lo que no es en ningún caso.

Así es, en líneas generales, como funciona el asunto, que no tiene nada que ver con individuos o colectividades, sino con relaciones sociales determinadas por el desarrollo de las fuerzas productivas (entre las que se encuentran los propios seres humanos). 

“El individuo”, libre de lo que sea o no, es el resultado de las relaciones sociales, no el principio organizador de ellas, como tampoco lo es “la colectividad”, lo es la propia dinámica del proceso de desarrollo de las fuerzas productivas, que generan determinadas relaciones sociales. 

Esa es la concepción científica y proletaria básica, que es descubierta, formulada, sistematizada y tomada como base del Comunismo Científico por primera vez por Marx y por Engels. 

La concepción anarquista, por contra, es anticientífica y bebe directamente de las corrientes filosóficas que apoyan y sostienen los intereses de la pequeña burguesía, con su culto u obsesión por la libertad individual y la extrema importancia del individuo como pilar de la humanidad y, por tanto, de la sociedad, como muy clara y explícitamente dice la CNT en el texto que he pegado más arriba. Y, como el Anarquismo no llega a rebasar ese marco filosófico, nunca se libera del carácter pequeñoburgués, aunque lo intenta sinceramente, con verdadera voluntad y ahínco y le jode mucho no lograrlo o que los marxistas se lo recordemos; pero eso no basta para salir de él, me temo. 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dejando de lado las obviedades que dice este "intelestual hanarkista" en esa serie de sinsentidos y lugares comunes, como que una sociedad comunista es una sociedad sin gobiernos ni Estados y sus proclamas de empezar de inmediato la contrarrevolución si el pueblo se alza revolucionariamente en torno al Partido Comunista, pasándose por el arco del triunfo la "sacrosanta voluntad del pueblo", porqué él sabe mejor qué es el "verdadero comunismo", el escrito ese se resume, más o menos en:

Los anarquistas defendemos que, si los trabajadores, previamente al derribo del Estado mediante la Revolución, ya están plenamente concienciados y autoorganizados, sabiendo ya ejercer sin problemas la autogestión, no harán falta etapas intermedias, porque directamente se sustituye el Estado por la Federación de Comunas autogestinadas -preformadas en el sistema burgués no se sabe cómo-, lo que equivale a decir que: si la Revolución ha triunfado dentro del sistema burgués, ya no hace falta la Revolución, porque ya está hecha por los propios trabajadores antes de la Revolución, en su totalidad o casi completamente, lo que es un disparate que no hay por dónde cogerlo.

Total, que se supone, para hacer realidad ese tipo tan extraño de Revolución previamente acabada o preacabada antes del propio proceso revolucionario victorioso, que dentro del sistema social anterior al Comunismo, los trabajadores han podido autoorganizarse exitosamnete de manera masiva en federaciones de trabajadores, en los que han aprendido a (y se les ha permitido) ejercer la plena autogestión de la producción, para lo que han podido, dentro del sistema burgués anterior al Comunismo, alcanzar el enorme nivel de formación requerido para manejar todos los mecanismos y procesos económicos y sociales y efectuar así la autogestión comunal tras echar a patadas a la clase en el poder y sustituirla por la federación de comunas previamente terminada, o casi, insisto, dentro del sistema social anterior al comunismo (el Imperialismo en nuestros días) sin etapas intermedias ni gilipolleces de esas de marxistas dictatoriales, malotes que te cagas y opresores.

Vamos, que dentro del sistema imperialista, ha de ser posible realizar con éxito todos los requisitos previos para, en un parpadeo, poder montar el Comunismo instantáneo tras sólamente echar a la burguesía a patadas de los órganos de poder social. Y, haciendo esto, tendremos el Comunismo Libertario sin "dictaduras intermedias", Estados ni memeces "stalinistas" de esas, ya que lo teníamos previamente cuasi montado enterito el día antes de la insurreción masiva.

¿Te das cuenta de que es eso exactamente lo que sostienen los "anarcocomunistas"?



Rage against the machine - Know your enemy:





jueves, 2 de mayo de 2013

Ludwig Wittgenstein

-"Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo"

-"Imaginar un lenguaje es imaginar una forma de vida"

-"Lo que hacemos y lo que somos da sentido a las palabras"

-"No entiendo el lenguaje de un león porque no sé cómo es su mundo"

-"No hay nada escondido, todo está a la vista"

-"Lo que designan los nombres del lenguaje tiene que ser indestructible, pues se tiene que poder describir el estado de las cosas en el que se destruye todo lo que es destructible. Y en esta descripción habrá palabras; y lo que se corresponde no puede entonces destruirse, pues de lo contrario las palabras no tendrían significado. No debo serrar la rama sobre la que estoy sentado."

"El lenguaje es una herramienta"

-"No hay una sola imagen del mundo sino muchos juegos de lenguaje distintos"

-"Hablamos como hablamos por lo que hacemos"

-"No puede existir un lenguaje privado"

-" Lo que es pensable es posible. Si una pregunta se puede formular se puede también contestar"

-"El mundo es todo lo que sucede"

-"La solución al enigma entre espacio y tiempo, se encuentra fuera del espacio y el tiempo"

-"No podemos pensar ningún objeto sin su posibilidad de conexión con otros"

-"La filosofía debe aclarar los conflictos en que nos vemos envueltos cuando confundimos los juegos del lenguaje en que nos movemos, cuando despojamos a las palabras de sus usos cotidianos o de sus situaciones concretas"

-"No hay un orden perfecto ha descubrir sino una innumerable dispersión de órdenes posibles establecidos entre los juegos del lenguaje."

-"La filosofía no es una teoría o una doctrina, es una actividad"



Wittgenstein sobre el lenguaje:





miércoles, 1 de mayo de 2013

La ley de hierro

ENTREVISTA EN YOUKALI A CARLOS FERNÁNDEZ LIRIA

 LA LEY DE HIERRO

 Un ejemplo. En el libro que Luis Alegre y yo vamos a publicar sobre Venezuela, criticamos muy duramente a los historiadores del siglo XX… Aquí no se trata de intelectuales mediáticos, no, estamos hablando de la comunidad científica. Aunque hay alguna excepción, hay una enorme responsabilidad de los historiadores –mediáticos y no mediáticos- que no han fijado suficientemente su atención en el hecho de que en todo el siglo XX no ha habido nunca –lo decía al principio de esta entrevista- una opción electoral de izquierdas que haya ganado las elecciones y no haya sido corregida por un pinochetazo. Así pues, nunca ha habido una posibilidad real de experimentar el socialismo en un marco constitucional con división de poderes, en un marco ciudadano democrático. No ha habido ni una sola ocasión en el siglo XX en que se haya permitido al socialismo hacer la experiencia de si era compatible o no con la democracia, porque cada vez que lo ha intentado ha habido un golpe de estado. Cuando se ha intentado implantar el socialismo por vía electoral, los poderes fácticos han bombardeado el parlamento y corregido ese curso electoral… Esta “ley de hierro” no ha tenido ni una sola excepción. Hemos recopilado, en cambio, cerca de 50 casos que la confirman. Pero lo importante no es que sean 50 ni que sean 100… lo interesante es que no hay ni una sola excepción. Eso, el que no haya ninguna excepción, y sin embargo haya 50 o 100 casos a favor, tendría que haber llevado a los historiadores a sacar alguna conclusión importante, y haber obtenido a su vez reflexiones muy oportunas al respecto ¿no? Haber trabajado sobre lo que significa socialismo, sobre lo que significa democracia, a partir precisamente de ese dato histórico incontrovertible. En todo el siglo XX, no se le ha permitido ni una sola vez al socialismo experimentar si era compatible con la democracia. Por eso el caso de la Venezuela bolivariana es una anomalía tan sorprendente. Pero ¿por qué los historiadores han llamado tan poco la atención sobre esta “ley de hierro”? ¿Por qué no han reflexionado a partir de ahí sobre la realidad del socialismo? ¿Por qué no han pensado a partir de ese dato histórico? ¿Por qué no han hecho bien su trabajo, en definitiva? Realmente no lo sé… pero yo lo que les pediría a esos historiadores no es que militaran en el partido comunista ni que mantuvieran un posicionamiento político determinado: sería mucho más útil que se hubieran limitado, sencillamente, a hacer bien su trabajo de historiadores. Que no mintieran, y no dijeran ese tipo de cosas que tanto han repetido, que el socialismo no supo nunca encontrar vías democráticas de vida política, que el socialismo no encontró nunca el medio de conservar la división de poderes… ¡hombre! ¿Cómo que no lo encontró? Lo que sucede es que jamás se le dejó. No es posible que un historiador cierre los ojos ante un hecho semejante. A lo que íbamos: el trabajo de los historiadores no sería nunca neutral si realmente estuviera bien hecho. Y lo que habría que pedir a un historiador es que fuera realmente un historiador.


Salvador Allende con Fidel Castro

Aces High-Iron Maiden:


Juan Carlos I hace apología del fascismo

Sentado en el jardín del cortijo de La Zarzuela, el funcionario royal franquista se deshace en elogios del criminal y genocida dictador militar, según una cantinela típica de la propaganda del régimen. El funcionario fascista no dice nada de los miles de exiliados políticos, de los presos políticos encarcelados sin un juicio justo e imparcial, no dice nada de la ausencia de libertades básicas como la de expresión, cercenada por la férrea censura de prensa e imprenta, no dice nada de la Justicia corrupta que asolaba a España, de la ausencia de libertad sindical, de la represión, torturas y asesinatos impunes cometidos por la policía paramilitar y política del régimen, no dice nada de la prohibición de cualquier tipo de pluralismo político que no fuera el fascismo inserto en el Partido Único del régimen, no dice nada del aislamiento internacional de España, de la miseria de los obreros del campo, no dice nada de la Universidad, plagada de fascistas y meapilas contrarios a la libertad de cátedra. Es una indecencia oir hablar a este personajillo al servicio del régimen franquista. La verdad es la verdad, aunque duela o sea incómoda. Hay que desenmascarar a este personaje corrupto de opereta, que se ha ido acomodando y disfrazando de modo oportunista, según ha ido interesando a la banda de genocidas fascistas a la que representa.





Fidel Castro sobre Bin Laden


"Con el corazón de perro"

Reflexiones del compañero Fidel

EL ASESINATO DE OSAMA BIN LADEN

Los que se ocupan de estos temas conocen que, el 11 de septiembre de 2001, nuestro pueblo
se solidarizó con el de Estados Unidos y brindó la modesta cooperación que en el campo de la
salud podíamos ofrecer a las víctimas del brutal atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

Ofrecimos también de inmediato las pistas aéreas de nuestro país para los aviones
norteamericanos que no tuvieran dónde aterrizar, dado el caos reinante en las primeras horas
después de aquel golpe.

Es conocida la posición histórica de la Revolución Cubana que se opuso siempre a las acciones
que pusieran en peligro la vida de civiles.

Partidarios decididos de la lucha armada contra la tiranía batistiana; éramos, en cambio,
opuestos por principios a todo acto terrorista que condujera a la muerte de personas
inocentes. Tal conducta, mantenida a lo largo de más de medio siglo, nos otorga el derecho a
expresar un punto de vista sobre el delicado tema.

En acto público masivo efectuado en la Ciudad Deportiva expresé aquel día la convicción de
que el terrorismo internacional jamás se resolvería mediante la violencia y la guerra.

Fue por cierto, durante años, amigo de Estados Unidos que lo entrenó militarmente, y
adversario de la URSS y del socialismo, pero cualquiera que fuesen los actos atribuidos a Bin
Laden, el asesinato de un ser humano desarmado y rodeado de familiares constituye un hecho
aborrecible. Aparentemente eso es lo que hizo el gobierno de la nación más poderosa que
existió nunca.

El discurso elaborado con esmero por Obama para anunciar la muerte de Bin Laden afirma:
“…sabemos que las peores imágenes son aquellas que fueron invisibles para el mundo. El
asiento vacío en la mesa. Los niños que se vieron forzados a crecer sin su madre o su padre.
Los padres que nunca volverán a sentir el abrazo de un hijo. Cerca de 3 000 ciudadanos se
marcharon lejos de nosotros, dejando un enorme agujero en nuestros corazones.”

Ese párrafo encierra una dramática verdad, pero no puede impedir que las personas honestas
recuerden las guerras injustas desatadas por Estados Unidos en Iraq y Afganistán, a los cientos
de miles de niños que se vieron forzados a crecer sin su madre o su padre y a los padres que
nunca volverían a sentir el abrazo de un hijo.

Millones de ciudadanos se marcharon lejos de sus pueblos en Iraq, Afganistán, Vietnam, Laos,
Cambodia, Cuba y otros muchos países del mundo.

De la mente de cientos de millones de personas no se han borrado tampoco las horribles
imágenes de seres humanos que en Guantánamo, territorio ocupado de Cuba, desfilan
silenciosamente sometidos durante meses e incluso años a insufribles y enloquecedoras
torturas; son personas secuestradas y transportadas a cárceles secretas con la complicidad
hipócrita de sociedades supuestamente civilizadas.

Obama no tiene forma de ocultar que Osama fue ejecutado en presencia de sus hijos y
esposas, ahora en poder de las autoridades de Pakistán, un país musulmán de casi 200
millones de habitantes, cuyas leyes han sido violadas, su dignidad nacional ofendida, y sus
tradiciones religiosas ultrajadas.

¿Cómo impedirá ahora que las mujeres y los hijos de la persona ejecutada sin Ley ni juicio
expliquen lo ocurrido, y las imágenes sean transmitidas al mundo?

El 28 de enero de 2002, el periodista de la CBS Dan Rather, difundió por esa emisora de
televisión que el 10 de septiembre de 2001, un día antes de los atentados al World Trade
Center y al Pentágono, Osama Bin Laden fue sometido a una diálisis del riñón en un hospital
militar de Pakistán. No estaba en condiciones de ocultarse y protegerse en profundas
cavernas.

Asesinarlo y enviarlo a las profundidades del mar demuestra temor e inseguridad, lo
convierten en un personaje mucho más peligroso.

La propia opinión pública de Estados Unidos, después de la euforia inicial, terminará criticando
los métodos que, lejos de proteger a los ciudadanos, terminan multiplicando los sentimientos
de odio y venganza contra ellos.

Fidel Castro Ruz
Mayo 4 de 2011
8 y 34 p.m.


Señor Burns-Tito puente: