sábado, 11 de mayo de 2013

El anarquismo no es revolucionario


Fragmento de un debate sobre el anarcocomunismo/anarcosindicalismo en el Foro Comunista.

Por JoseKRK:

Esa forma de concebir la sociedad en general y el comunismo, como forma particular de sociedad, lleva necesaria e inevitablemente en la práctica, a pesar de toda declaración verbal en contra, a entidades individuales (aunque sean colectivas en su organización interior) que se interrelacionan mediante normas de regulación mutuamente acordadas, pero es seguro que entre ellas no habrá igualdad de desarrollo y de capacidades productivas en un principio, por lo que esos acuerdos mutuos, jamás pueden partir de condiciones reales de igualdad, por más que se insista verbalmente en ello. Y menos aún cuando cada comuna local debe velar por el bienestar y los intereses de sus miembros. (Aparte apunto que las relaciones mercantiles no implican necesariamente el lucro, que sólo es posible mediante la extracción de plusvalía. Las relaciones mercantiles se basan en el intercambio de valores equivalentes, precisamente).

Todo ello conlleva condiciones materiales, objetivas, de desigualdad y de potencial competencia entre las diferentes comunas, e incluso entre las diferentes empresas autogestionadas, condiciones reales, materiales, objetivas, que sólo pueden ser "anuladas" (en teoría) por el ardor de La Idea, del ideal anarquista, supuestamente compartido por todos los miembros de esa sociedad comunista libertaria en ciernes. Todo el buen desarrollo del proceso se confía a la solidaridad de clase y al ideal anarquista compartido. Puro idealismo (que es, no ya burgués, sino pre-burgués, incluso). Pero lo cierto es que recién surgidos de la sociedad capitalista, incluso los proletarios están educados hasta subconscientemente en que el que más riqueza y poder -por ello- tiene, es el que saca mejor tajada en los "acuerdos", porque es el que puede hacerlo. Eso, para empezar.

Y eso, sin recurrir al “autoritarismo” y a la coerción (en cuyo caso la “sagrada” y obsesiva libertad individual se va al garete) no hay forma de enmendarlo, me temo. Y si das a elegir a los individuos entre formar parte de una colectividad o tratar de sobrevivir por su cuenta, en el momento en que tengas personas que elijan ese camino, ya no podrás avanzar hacia la sociedad comunista, porque tendrás propietarios y productores privados, objetivo final de los postulados filosóficos y de la cosmovisión burgueses. Tendrás clases sociales diferentes, por mucho que a esa incipiente clase burguesa pertenezcan, por ejemplo, nada mas que un millón y pico de personas en todo el mundo. Y donde tienes clases, tienes lucha de clases abierta o encubierta, dicho sea de paso. 

Puede quizás que tú entiendas, Durruti, por Comunismo y por Comunismo Libertario algo diferente a lo que conciben las organizaciones anarcosindicalistas o anarcocomunistas, pero en ese caso, tu opinión, aunque sumamente interesante y respetable, es irrelevante, ya que los anarcocomunistas, como fuerza o colectivo social organizado, luchan encuadrados dentro de organizaciones como la CNT y la AIT, donde determinan sus objetivos y programas, que son por tanto los que yo tomo como referencia para juzgar el carácter de clase real del anarcocomunismo (el, en teoría, anarquismo menos burgués que se haya concebido a lo largo de la historia del Anarquismo), así como sus objetivos concretos. 

Y para juzgar esos programas, no puedo basarme en las declaraciones de intenciones, sino en los desarrollos que se desprenden de lo concreto, de las formas concretas de relaciones sociales reales que se desarrollan a partir de la implementación de dicho programa. Y me temo que de ello, en el caso del Comunismo Libertario, se desprenden relaciones reales de carácter burgués, salvo que se recurra a la maquinaria de coerción clasista, al Estado de la Dictadura del Proletariado para forzar en lo posible la erradicación gradual de las diferencias y desigualdades heredadas del estado o sociedad burgueses, que son no solo de desarrollo desigual entre empresas y “comunas”, sino entre trabajo urbano y rural y entre trabajo intelectual y físico, por ejemplo. Y, sobre esa base material, real, no puedes jamas pretender acuerdos basados en la solidaridad y el apoyo mutuo, sólo por efecto de las predicas previas o porque la mayoría de los miembros de la sociedad son todos “trabajadores”, pues entre los trabajadores hay objetivamente clases diferentes con diferentes intereses, quizás no antagónicos, pero sí contradictorios en mayor o menor medida, que no se van a resolver por sí mismos ni por articular federaciones de Comunas Libertarias. 

Y es que en la raíz de todo este asunto está la visión anarquista moderna, afectada fuertemente, en mi opinión, por los primeros brotes históricos de la burguesía revolucionaria (que era necesariamente pequeña burguesía, en vez de imperialista, por ejemplo) de que el individuo es la base de la sociedad y lo más importante de ella, cuyos derechos y libertades deben estar por encima de todo. Y, sin liberarse de esa conciencia, de ese carácter burgués de base de la conciencia, no es posible avanzar hacia una praxis no burguesa desde la sociedad burguesa existente y a erradicar. 


Y es que, en realidad no se trata de un asunto de qué es lo primario o lo más importante, si el individuo o la colectividad, en absoluto. Se trata de un asunto de caracterizar y comprender correctamente cómo se desarrollan las sociedades, que lo hacen de modo en que para nada se tiene en cuenta ni juega papel alguno el asunto de "individuos" o "colectividad". Esa dicotomía como base de los problemas sociales es falsa y es fruto del individualismo burgués, pequeñoburgués, que aspira a que cada persona sea dueña y señora de lo que produce (¿Qué libertad puede tener nadie si no dispone de la propiedad y uso libres de los medios de vida, de aquello que satisface sus necesidades y qué otra manera de obtener esa libertad hay desde la concepción burguesa de base, más que haciendo realidad eso de "la tierra y la empresa para quien la trabaje" -autogestión-?) para poder hacer con ello lo que considere oportuno para satisfacer sus propias necesidades, para lo que debe entrar necesariamente en relaciones con otros individuos o colectividades, tan productores libres como él o no, y que nadie tiene derecho a venir a joder ese esquema tan protector del individuo como lo más importante en todos los asuntos humanos. 

En realidad las sociedades no son más que las formas graduales y concretas en que se desarrolla y reproduce la especie humana a lo largo de la historia. No son algo idea de nadie, sino que el ser humano es el desarrollo de especies biológicas gregarias, sociales, anteriores, de homínidos que ya eran gregrarios, que vivían en y como sociedades concretas y que sólo podían existir como tales, ya que sólo como sociedades podían obtener la producción de lo necesario para satisfacer sus necesidades vitales y reproducirse a sí mismos. La sociedad no es un "invento" ni un desarrollo humano, sino un proceso histórico desarrollado en determinadas especies vivas. 

El individuo, cada ser humano concreto, es un producto más de la sociedad. Cierto es que es el único producto social consciente, que es a la vez objeto social "pasivo" y sujeto social, productor de sociedad. El ser humano sólo existe en la medida en que reproduce el orden social mediante el cual obtiene la satisfacción de las necesidades de sus miembros. Al reproducir el orden social, la sociedad, se reproduce a sí mismo como especie y, con ella, a cada individuo. Pero nadie nunca jamás decidió cómo iba de antemano a organizar la sociedad. Lo que ha ido determinando cómo se reproduce cada sociedad concreta ha sido el desarrollo de las fuerzas productivas, que han ido introduciendo en su evolución nuevas formas de organizar el trabajo, la producción social y, con ella, nuevas relaciones sociales, no el individuo ni el acuerdo colectivo. Fruto de esas relaciones sociales, los seres humanos se reproducen también a sí mismos. El individuo nace y existe como producto social, como la suma de las relaciones sociales. Nunca puede ser tomado como el origen, la base y lo esencial de la existencia, de la vida humana. Eso parte de una concepción idealista y falsa de lo que el ser humano es, que considera al individuo como una entidad altamente autoexistente, lo que no es en ningún caso.

Así es, en líneas generales, como funciona el asunto, que no tiene nada que ver con individuos o colectividades, sino con relaciones sociales determinadas por el desarrollo de las fuerzas productivas (entre las que se encuentran los propios seres humanos). 

“El individuo”, libre de lo que sea o no, es el resultado de las relaciones sociales, no el principio organizador de ellas, como tampoco lo es “la colectividad”, lo es la propia dinámica del proceso de desarrollo de las fuerzas productivas, que generan determinadas relaciones sociales. 

Esa es la concepción científica y proletaria básica, que es descubierta, formulada, sistematizada y tomada como base del Comunismo Científico por primera vez por Marx y por Engels. 

La concepción anarquista, por contra, es anticientífica y bebe directamente de las corrientes filosóficas que apoyan y sostienen los intereses de la pequeña burguesía, con su culto u obsesión por la libertad individual y la extrema importancia del individuo como pilar de la humanidad y, por tanto, de la sociedad, como muy clara y explícitamente dice la CNT en el texto que he pegado más arriba. Y, como el Anarquismo no llega a rebasar ese marco filosófico, nunca se libera del carácter pequeñoburgués, aunque lo intenta sinceramente, con verdadera voluntad y ahínco y le jode mucho no lograrlo o que los marxistas se lo recordemos; pero eso no basta para salir de él, me temo. 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dejando de lado las obviedades que dice este "intelestual hanarkista" en esa serie de sinsentidos y lugares comunes, como que una sociedad comunista es una sociedad sin gobiernos ni Estados y sus proclamas de empezar de inmediato la contrarrevolución si el pueblo se alza revolucionariamente en torno al Partido Comunista, pasándose por el arco del triunfo la "sacrosanta voluntad del pueblo", porqué él sabe mejor qué es el "verdadero comunismo", el escrito ese se resume, más o menos en:

Los anarquistas defendemos que, si los trabajadores, previamente al derribo del Estado mediante la Revolución, ya están plenamente concienciados y autoorganizados, sabiendo ya ejercer sin problemas la autogestión, no harán falta etapas intermedias, porque directamente se sustituye el Estado por la Federación de Comunas autogestinadas -preformadas en el sistema burgués no se sabe cómo-, lo que equivale a decir que: si la Revolución ha triunfado dentro del sistema burgués, ya no hace falta la Revolución, porque ya está hecha por los propios trabajadores antes de la Revolución, en su totalidad o casi completamente, lo que es un disparate que no hay por dónde cogerlo.

Total, que se supone, para hacer realidad ese tipo tan extraño de Revolución previamente acabada o preacabada antes del propio proceso revolucionario victorioso, que dentro del sistema social anterior al Comunismo, los trabajadores han podido autoorganizarse exitosamnete de manera masiva en federaciones de trabajadores, en los que han aprendido a (y se les ha permitido) ejercer la plena autogestión de la producción, para lo que han podido, dentro del sistema burgués anterior al Comunismo, alcanzar el enorme nivel de formación requerido para manejar todos los mecanismos y procesos económicos y sociales y efectuar así la autogestión comunal tras echar a patadas a la clase en el poder y sustituirla por la federación de comunas previamente terminada, o casi, insisto, dentro del sistema social anterior al comunismo (el Imperialismo en nuestros días) sin etapas intermedias ni gilipolleces de esas de marxistas dictatoriales, malotes que te cagas y opresores.

Vamos, que dentro del sistema imperialista, ha de ser posible realizar con éxito todos los requisitos previos para, en un parpadeo, poder montar el Comunismo instantáneo tras sólamente echar a la burguesía a patadas de los órganos de poder social. Y, haciendo esto, tendremos el Comunismo Libertario sin "dictaduras intermedias", Estados ni memeces "stalinistas" de esas, ya que lo teníamos previamente cuasi montado enterito el día antes de la insurreción masiva.

¿Te das cuenta de que es eso exactamente lo que sostienen los "anarcocomunistas"?



Rage against the machine - Know your enemy:





No hay comentarios:

Publicar un comentario