viernes, 2 de agosto de 2013

Los errores de Sendero Luminoso

"Claro que si, sigamos buscando el purismo..."

Los factores favorables para el senderismo


El primero está en las profundas desigualdades económicas, sociales y culturales que ocurren en el Perú, producto del capitalismo neoliberal que se ha impuesto y que las clases dominantes consideran como el único modelo posible, la clave del progreso, el desarrollo y la modernidad, concepción que se ve con mayor claridad en el caso del Proyecto Conga en Cajamarca.  Esta desigualdad nos está arrastrando a una polarización social aunque con escasa polarización política, pues no hay una fuerza opositora de izquierda capaz de ganar a las más amplias capas de la población descontenta a posiciones de izquierda que vayan más allá de las poses liberales socialdemócratas.  En este escenario el senderismo sigue apareciendo como una opción de lucha "consecuente" para segmentos de trabajadores desesperados por su situación de precariedad salarial, y mucho más cuando desde los gobiernos, la prensa vendida y hasta cierta capa intelectual son injustamente vilipendiados y culpados como autores de la actual crisis educativa.  Si hay alguien que se levanta contra este oprobio sin concesiones contra los opresores, indudablemente puede ser no solamente escuchado, sino considerado como "líder natural" para su lucha. Con todas las absurdas orientaciones de Sendero Luminoso en el magisterio peruano, está cumpliendo el papel que otras fuerzas no hacen con suficiente fuerza.

El segundo factor es el tipo de deslinde que la derecha desde el gobierno, la prensa y otras instancias institucionales ha venido presentando para combatir a Sendero Luminoso.  Estos sectores, preocupados más por derrotar a los sindicatos que luchan, ha tomado el enfrentamiento con SL como un medio para sus objetivos antisindicales.  Sus acusaciones a los gremios como infiltrados por Sendero Luminoso y prueba, por tanto, de su ilegitimidad para representar a los trabajadores, no ha hecho más que favorecer al senderismo, como cuando los apristas durante la huelga magisterial del 2003 dieron cabida a Huaynalaya en su propio local de Alfonso Ugarte por que los "sectarios" de "Patria Roja" no les daban cabida en su local. En ese mismo deslinde la derecha y ciertos dirigentes sindicales y políticos de izquierda creen ingenuamente que derrotarán al senderismo acusándolo de "criminales", sin definir bien que concepción les lleva a ese tipo de comportamiento. El título del reciente libro  del antropólogo  Portocarrero "Profetas del odio" puede describir acertadamente la conducta senderista, pero da la connotación de la unilateralidad en el análisis del problema, lo que se convirtió en un factor de mayor cohesión de los senderistas.  No se debe olvidar que las masas, cuando buscan sus reivindicaciones, no se sujetan a los "escrúpulos" de las clases dominantes ni de ciertos intelectuales "decentes" y "académicos"; ellas siguen a los más dispuestos a reivindicarlos con su lucha. Si el deslinde se hubiese dado, durante el lago período de fundación y consolidación del SUTEP apelando a los insultos contra Sendero Luminoso, este no hubiese sido arrinconado en el magisterio. Hoy parece que ha ganado más cuerpo que en sus mejores años de actividad político-militar.  Pero la derecha es no solamente reaccionaria, sino torpe, pues en estos momentos viene presentando en el Parlamento un proyecto de Ley para que los condenados por "terrorismo" sean inhabilitados políticamente de por vida, lo que no proponen ni para los ladrones del Estado ni para los narcotraficantes.  ¡Cómo se nota su miedo o su incapacidad para debatir con Sendero Luminoso!

El fracaso de Sendero Luminoso

Las revoluciones triunfantes son aquellas que se sustentan en una teoría revolucionaria y en una práctica coherente con ella.  Sendero Luminoso surgió, qué duda cabe, como una fuerza con pretensiones revolucionarias, como toda organización basada en el marxismo. Que su interpretación distorsionada de la teoría le haya conducido a donde se encuentra hoy, es parte de las contradicciones que ocurren entre la teoría y la realidad, entre las leyes objetivas de la revolución y la equivocada percepción de esa realidad y las propuestas para cambiarla.


Lo anterior se nota, inclusive, cuando se estudia las contradicciones entre los dos principales partidos durante el proceso de la revolución francesa.  Si en ese proceso hubiesen dominado  los girondinos con Mirabeau y no los jacobinos con Rosbespierre, la revolución francesa no hubiese pasado de ser un acontecimiento pasajero, episódico.  Por algo en América Latina la única revolución triunfante, hasta hoy, es la cubana, basada en la teoría de la lucha de clases y el manejo de la estrategia y la táctica con mucha solidez científica, marxista-leninista, como lo demuestra y explica Fidel Castro en sus dos últimos libros: "La victoria estratégica" y "La contraofensiva estratégica".

El senderismo se aferró, desde sus inicios, a la experiencia revolucionaria de China bajo la orientación de Mao, en una realidad que podría haber tenido similitudes en la composición de las clases con la realidad peruana de antes de 1970, pero que después esa realidad cambió con el derrumbe y derrota de los terratenientes.  Dogmáticamente el senderismo ha planteado una revolución antifeudal como si el Perú no hubiese cambiado. Pero contrariamente a este postulado su política de alianzas no se basaba en un movimiento campesino organizado, ni su supuesto carácter de partido proletario tenía un sustento real en la clase obrera.  Peleó contra todos y los militares le ganaron la partida organizando las paramilitares "rondas de autodefensa".  Carecía de amigos en la izquierda porque todos eran "enemigos del pueblo", matando a sus militantes.

Su concepción infantil, anarquista y militarista le llevó a la derrota, de la cual pretende levantarse con los mismos métodos.

Su presencia en el SUTEP buscando "quitar" el sindicato a "Patria Roja", es su único objetivo aunque diga defender los derechos de los maestros.

El 29 de mayo Condori estuvo en el evento del SUTEP y, cuando la mayoría de delegados aprobó el Paro Nacional para el 12 de junio, él decidió decretar la huelga desde el 20 de junio.  No tiene, pues, ninguna consistencia organizativa, pues si se parte de los principios clasistas es incongruente incumplir con el acuerdo de las mayorías (principio del centralismo democrático): anarquismo puro.

Hoy se encuentra haciendo no una huelga del sindicato, sino propia, la de Sendero Luminoso para buscar la libertad de Guzmán Reynoso y demás senderistas presos. El resultado práctico es la división del gremio, su debilitamiento y el caro favor que le hace a la reacción, como ya lo hizo destruyendo decenas de sindicatos obreros que en algún momento controló, pero también desorganizando al pueblo urbano y a los campesinos con su irracional prédica violentista.

Sendero Luminoso está ilusionado con el acatamiento de su huelga.  Pero su anarquismo es su propia derrota.  Por un Lado, Huaynalaya y su grupo, expulsado por traidor; por otro, Condori como nuevo grupo al mando de Oswaldo Esquivel, quien viene desde la fundación del SUTEP y que fue el lazarillo de Huaynalaya, pero hoy está en el Comité Nacional del MODAVEF dirigiendo a Condori.
La primera regla para dirigir una lucha es la unidad de quienes dirigen y luchan.  Si los que dirigen están divididos, simplemente están engañando a las masas, pues sus problemas personales y de grupo las desorientan.  En el caso de los senderistas, los dos bandos aplican sus propias consignas sectarias contra sus "enemigos internos".

 Recuerdo mucho que en la huelga nacional de 1991 tuvimos tres sectores de izquierda en el Comité Nacional de Lucha, uno de ellos, los delegados senderistas; pero nunca dejamos de estar unidos contra la política del fujimorismo, aunque, para no olvidar su anarquismo, los senderistas no quisieron acatar el levantamiento de la huelga a los 109 días, pero su número  se había reducido a una vereda en la Lima de aquel entonces, gritando para que la prensa los escuche y diga que el SUTEP está dividido o que Sendero Luminoso dirige el sindicato.  Hoy veo a un parlamentario de Solidaridad Nacional que, en aquel año,  era uno de los que, desde un Canal de TV, repetía como lorito semejantes mentiras.

El fracaso de Sendero Luminoso, en la lucha política y sindical, no se dará porque le repriman de la peor manera, sino porque sus concepciones sobre la lucha revolucionaria y la conducción del movimiento de masas son erróneas.  Deslindar con los senderistas obviando esas concepciones y solo insultándoles de criminales carece de eficacia.

Y finalmente, las condiciones en que se encuentra el Perú propician también la aparición y cierto desarrollo de movimientos anarquistas y hasta "terroristas".  El "terrorismo" como categoría política no es un insulto sino la calificación de ideas y acciones que reemplazan el accionar consciente de las masas con la actividad violentista, "heroica".  Como dijo Lenin a fines del siglo XIX, "ese no es nuestro camino".

Fuente: http://vanguardia-intelectual.blogspot.com.es/2012/07/sendero-luminoso-la-historia-del-peru-y.html


All Nightmare Long - Metallica:


1 comentario: