lunes, 30 de septiembre de 2013

Chin Peng y la frustrada revolución malaya

P.Ramasamy, Primer Ministro adjunto del estado de Penang

Chin Peng debe ser recordado en la historia de Malasia como un ardiente luchador por la libertad cuyo partido - a pesar de su fracaso en la guerra de guerrillas contra los británicos y el estado malayo - sembró las semillas para la organización sindical y la resistencia.



El ex secretario general del Partido Comunista de Malasia (MCP), Chin Peng, alias Ong Boon Hua, murió a la edad de 88 en un hospital privado de Bangkok el pasado 16 de septiembre, el día en que los malayos celebran su día nacional. Ese mismo día, el Ministro Mentor de Singapur, Lee Kuan Yew, celebró su 90 cumpleaños. Según su ayudante, Chin Peng será cremado en el templo Wat That Throng en Bangkok la próxima semana. La noticia de la muerte de Chin Peng apareció en todos los medios de comunicación del país y también en el extranjero. Sin embargo, en la ciudad natal de Chin Peng, Sitiawan en el estado de Perak, la gente sólo podían susurrar sobre el fallecimiento de esta leyenda. A pesar de que el MCP no existe, la gente aquí es reacia a hablar abiertamente de Chin Peng.

Al igual que Vietnam, Indonesia y Camboya, Malasia tuvo su ración de luchas anti-imperialistas /anti-coloniales en los años 1940 y 1950. En Vietnam fueron dirigidas por el guerrillero y comunista Ho Chi Minh, en Indonesia por (más tarde presidente) Sukarno, y en Malasia bajo la dirección de Chin Peng. El MCP se formó en la década de 1930 y luchó primero contra los japoneses y más tarde contra los británicos. Es bien sabido y reconocido que sin la aportación del MCP, los británicos habrían retrasado la concesión de la independencia política en 1957. Hoy en Malasia, la mención del nombre de Chin Peng provoca sentimientos encontrados. Mientras sus enemigos piensan que fue un traidor y un asesino responsable de muchas muertes durante la guerra civil, otros lo consideran un luchador por la libertad, un patriota y un nacionalista.

El último deseo de Chin Peng - que luchó contra los japoneses, británicos y más tarde las autoridades malayas - fue que sus cenizas fueran enterradas cerca de las tumbas de sus padres. El gobierno de Malasia rechazó esta petición de los familiares que asistieron al funeral. De hecho, antes de su muerte, Chin Peng siempre albergó el deseo de volver a su ciudad natal para presentar, de acuerdo con las tradiciones chinas, sus últimos respetos a sus padres fallecidos. Sus padres y los miembros de su familia están enterrados en el cementerio Hock Kong Lumut Pundut. El cuidador del cementerio, al ser entrevistado, dijo que el hermano y los familiares de Chin Peng vendrían a presentar sus respetos cada Qing Ming (Día de los Difuntos). Pero el gobierno, preocupado por las reacciones de las organizaciones derechistas malayas y las asociaciones de veteranos de la guerra civil, le negó la entrada. Chin Peng incluso llevó el asunto a los tribunales, pero no tuvo éxito porque no pudo presentar pruebas de su nacimiento en Sitiawan. Incluso se lanzó una campaña internacional de apoyo a su regreso, pero este nunca tuvo lugar.

Chin Peng y el MCP

Chin Peng nació en 1924 en Sitiawan, Perak. Sus padres tenían una tienda que vendía bicicletas y piezas de repuesto. Se educó en chino en el Nan Hwa High School antes de continuar su educación en Inglés en la Escuela Anglo-china. El MCP tuvo una presencia organizada incluso antes de Chin Peng se uniese al partido. Bajo la influencia del Partido Comunista de China (PCCh), se establecieron células en Malasia para obtener el apoyo de los chinos de ultramar para la causa comunista en China. Antes de la invasión de los japoneses, el MCP apoyó la causa de la revolución china y, al mismo tiempo, sentó las bases para una posible toma del poder comunista de Malasia. De este modo, el partido creo y mantuvo redes, especialmente entre los pobres de las ciudades, las plantaciones y los trabajadores portuarios. Era sólo cuestión de tiempo, antes de que una parte considerable de la clase obrera urbana llegase a simpatizar con la causa del MCP y sus aliados.

Sitiawan, el lugar de nacimiento de Chin Peng, no es una ciudad muy impresionante. En los viejos tiempos, estaba rodeada de plantaciones de caucho y el coco y de pequeñas explotaciones. Más tarde, el caucho fue reemplazado por el aceite de palma. Sólo con el establecimiento de una base naval en las inmediaciones del puerto Lumut en la década de 1970 comenzó el desarrollo urbano en Sitiawan. Lo interesante del estado de Perak es que había producido una serie de personalidades que habían jugado un papel en el MCP y otras organizaciones de la izquierda. Aparte de Chin Peng, Rashid Mydin y CD Abdullah fueron dirigentes importantes del MCP malayos como Parit y Ipoh. Durante el estado de emergencia, en Sungei Siput, otra ciudad en Perak, un tamil de nombre Perumal organizó a los trabajadores de las plantaciones, muy a menudo desafiando y enfrentándose a los hacenderos europeos. En la ciudad de Slim River, RG Balan fue el principal organizador de los trabajadores y más tarde llegaría a ser el vice-presidente del MCP. Un importante dirigente, Muniandy, que murió hace unos años, fue un destacado comandante del MCP en el área de Sitiawan.



Yo también vengo de un pueblo llamado Kampung Baru, a pocos kilómetros de la ciudad de Sitiawan. Mi padre, que emigró del sur de la India, tenía pequeñas propiedades de caucho y coco. El padre de Chin Peng era amigo de mi padre. A mediados de la década de 1950, cuando tenía seis años, me llevó a la ciudad Sitiawan y me compró una pequeña bicicleta en la tienda de bicicletas propiedad de la familia de Chin Peng. ¡Este episodio sigue vivo en mi memoria!

Fue la invasión japonesa lo que le dio a Chin Peng la oportunidad de ascender en la jerarquía del partido. La retirada británica de Malasia proporcionó la ocasión para que el MCP tuviera una estrecha colaboración con su antiguo enemigo. Tras la retirada británica, las autoridades británicas en la India decidieron ayudar al MCP y su Ejército Antijaponés de los Pueblos de Malasia (MPAJA) mientras duró la ocupación. Al parecer, los británicos también acordaron reconocer la MCP como una organización política legítima tras la retirada de los japoneses de Malasía. Mucho más tarde, tras el fracaso de las conversaciones de paz de Bailing, Chin Peng criticó a los británicos por no honrar su compromiso con el Partido.

Al final de la Segunda Guerra Mundial y justo antes de la vuelta de los británicos a Malasia, el MCP no estaba seguro de qué estrategia debería adoptar frente a los británicos. Lai Tek, secretario general del partido, que posteriormente sería ejecutado por ser un agente de los británicos y los japoneses, formuló una política de agitación limitada y cooperación con los británicos. Esto explica la razón por la que los británicos fueron capaces de volver a ocupar Malasia con relativa facilidad y sin resistencia por parte del MCP. Algunos historiadores han lamentado que justo antes de la llegada de los británicos, el MCP, a pesar de ser la organización más poderosa del país, no estuviese dispuesta a tomar el poder. Antes de que el MCP cuestionase a Lai Tek por su traición, este huyó del país, primero a Tailandia y luego a Hong Kong.

Con la huida de Lai Tek, Chin Peng fue elevado al cargo de secretario general del MCP. Con su ascenso, el MCP abandonó su estrategia anterior de agitación y cooperación limitada y decidió adoptar una postura más agresiva frente a los británicos. Con el apoyo de sus aliados, el MCP decidió que había llegado el momento de desalojar a los británicos de Malasia de una vez por todas. Se impartieron instrucciones a las organizaciones aliadas y a los sindicatos para que lanzasen ataques y organizasen manifestaciones masivas contra los británicos. Tras el asesinato de tres hacendados europeos en Perak, los británicos lanzaron un ataque contra el MCP y sus aliados. En 1948, los británicos declararon el estado de emergencia y trajeron tropas gurkhas, australianas, y neo zelandesas para enfrentarse a los comunistas en una larga y prolongada lucha. Después de 12 años de lucha armada, el MCP, incapaz de mantener una resistencia efectiva, retiró sus tropas del sur de Tailandia. El estado de emergencia terminó en 1960. Sin embargo, la lucha de guerrillas d el MCP no estaba totalmente agotada. En estados como Perak y Pahang, los bastiones tradicionales del MCP, la guerra de guerrillas siguió ocasionalmente. El gobierno de Malasia introdujo medidas de emergencia selectivas para erradicar los últimos focos comunistas, incluso durante la década de 1980.

El declive del MCP

Las medidas de contrainsurgencia británicas incluían la fuerza, procedimientos administrativos y tácticas psicológicas que debilitaron considerablemente al MCP. En los años 1970 y 1980, una serie de acontecimientos internacionales debilitaron la relevancia del MCP. Por ejemplo, la rivalidad nacional en los campamentos comunistas, el enfrentamiento entre la URSS y China, las tensiones entre China y Vietnam, y el empuje pragmática de las políticas económicas de Deng Xiao Ping provocaron el debilitamiento de la base ideológica de la izquierda. En el plano interno, una de las mayores debilidades del MCP fue la falta de apoyo malayo-musulmán. Además, la fuerte identificación del Partido con la comunidad china y su orientación exterior hacia el Partido Comunista de China, fueron factores que no favorecieron la implantación del partido entre la población local malaya.

Ante la imposibilidad de una revolución comunista en Malasia en las nuevas circunstancias internacionales, Chin Peng decidió poner fin a la lucha armada. El 2 de diciembre de 1989, en las conversaciones de paz de Haadyai en el sur de Tailandia con los gobiernos de Tailandia y Malasia, el partido decidió dejar las armas y disolver sus unidades armadas. A cambio, ambos gobiernos acordaron proporcionar asistencia financiera a sus respectivos nacionales para reasentarlos de conformidad con sus leyes y reglamentos. El gobierno de Malasia también prometió que a Chin Peng se le permitiría volver al país al igual que sus compañeros Rashid Mydin, CD Abdullah, Shamsiah Fakeh y muchos otros. Sin embargo, a Chin Peng le esperaba una amarga desilusión. Tras el acuerdo de paz de Haadyai, el gobierno de Malasia rompió su promesa y no permitió a Chin Peng volver al país.

Chin Peng ha muerto. Aunque su papel en la política de Malasia es un tema polémico, hay que recordar que sin el MCP, los británicos no habrían acelerado el ritmo para conceder la independencia a Malasia. En la India, sin el impacto del Ejército Nacional Indio (INA) de Subhas Chandra Bose, es poco probable que se hubiese alcanzado la Independencia en 1947. Los acontecimientos políticos, sociales y económicos de la posguerra no tendrían sentido sin referencia al MCP. La formación de los sindicatos entre los trabajadores urbanos y de las plantación se inició en gran parte gracias al MCP. La lucha contra las compañías propietarias de  las plantaciones para mejorar las vidas de los trabajadores tamiles se inspiró directamente en los sindicatos bajo la influencia del MCP. Fue el MCP, el que promovió y respetó a los líderes indios. RG Balan, de Perak, se convirtió en el vice-presidente del MCP. También reconoció la importancia de los líderes malayos. El famoso Regimiento Malayo en Pahang estaba bajo el control del MCP.

Para la comunidad india en Malasia, sobre todo para quienes habían participado en las actividades de los sindicatos, tanto durante la época colonial británica como el período posterior a la independencia, el MCP tuvo un claro impacto positivo. Después de la debacle del INA en Imphal, muchos indios regresaron y se unieron a los sindicatos que estaban afiliados al MCP. Como no podían liberar a la India de los británicos, se unieron a los sindicatos de izquierda no sólo para vengarse de sus opresores - los británicos -, sino también para mejorar su situación socio-económica. Fue el tremendo sacrificio de los sindicatos de izquierda lo que envalentonó a los indios en las plantaciones y las zonas urbanas. Los jornaleros indios, especialmente tamiles, eran descritos por los capitalistas ingleses como "mansos" y "dóciles" pero fueron organizados, entrenados y movilizados por el MCP y sus sindicatos hasta convertirse en una fuerza decisiva para el MCP en su guerra contra los opresores.

Chin Peng no tuvo éxito en la organización de la revolución comunista en Malasia. Los malayos no estaban convencido de que el comunismo era la verdadera solución a los múltiples problemas de la sociedad. Pero el hecho es que fue menos un comunista que un nacionalista de izquierda. Quienes se unieron al Partido no lo hicieron inspirados tanto por los elevados ideales del marxismo-leninismo, como por la necesidad práctica de cambiar la naturaleza opresiva del sistema político y económico. En su época, el colonialismo británico y su opresión desnuda de las masas era algo que ningún ser humano decente podía tolerar. Los trabajadores tamiles de las plantaciones se unieron a los sindicatos dirigidos por MCP no por razones ideológicas abstractas, sino para poner fin a la naturaleza explotadora del capitalismo mercantil en las plantaciones. Muchos malayos se unieron a organizaciones nacionalistas de izquierda que acabaron uniéndose al MCP no a causa de su amor por el comunismo, sino por la pura necesidad de acabar con un sistema opresivo y feudal. Los aldeanos chinos pobres y los trabajadores se unieron al movimiento por razones de justicia social y por la sencilla razón de que MCP fue la única fuerza de combate contra los imperialistas japoneses que masacraban a los miembros de la comunidad china. Para los chinos, malayos e indios que participaron en las actividades de la izquierda, el MCP proporcionó una visión de futuro.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=6298


Roots, bloody Roots - Sepultura:


No hay comentarios:

Publicar un comentario