jueves, 19 de diciembre de 2013

Yugoslavia y el socialismo (Parte I)

Parte II: http://fusilablealamanecer.blogspot.com.es/2013/12/yugoslavia-nunca-fue-socialista-parte-ii.html

Ludo Martens sobre Tito

En 1948, Stalin criticó, después denunció, la política seguida por Tito. El titismo es de hecho un conglomerado de las 3 corrientes burguesas, deshechas en la URSS a lo largo de los años 20, 30 y 40 (el troskismo, el bujarinismo y el nacionalismo burgués). La burguesía internacional denunció el “control” que Stalin, quería ejercer sobre Yugoslavia, y ella sostuvo la “política de independencia” de Tito. Así es que, esta lucha no oponía en absoluto el “control” a la independencia, más bien la línea marxista –leninista a la línea burguesa. La lucha contra Tito no era un detalle, era un resumen de todas las luchas llevadas por Stalin contra los enemigos del bolchevismo.

Después de 1948, la corriente nacionalista y socialdemócrata se impuso en la cabeza del Partido Comunista Yugoslavo.

Desencadenando en 1948 la lucha contra el revisionismo de Tito, Stalin probó su clarividencia y firmeza de principios. 45 años más tarde, la historia ha confirmado sus previsiones.

En el momento de la invasión alemana, en 1941 el Partido yugoslavo clandestino contaba con 12000 miembros, 8000 de ellos fueron matados en el curso de la guerra. Pero él se hinchó con cerca de 140000 miembros durante la resistencia y con 360000 antes de 1948. Algunas decenas de millares de koulaks, de burgueses y de elementos pequeños burgueses entraron en el Partido. (James Klugmann, From Trotsky to Tito, Lawrence and Wishart, London, 1951, p. 13) Tito se apoyaba cada vez más en estos últimos en su lucha contra los auténticos comunistas. El partido no tenia vida interna normal, no había discusión política en su seno, y por consecuencia nada de críticas ni de autocríticas marxistas –leninistas; los dirigentes no eran elegidos sino cooptados. (p. 22).

En junio de 1948, la Oficina de Información de los partidos comunistas, el Kominform, reagrupando 8 partidos, publicó una resolución criticando al Partido yugoslavo. Ella subrayaba el que Tito no prestaba ninguna atención a la acentuación de las diferencias de clase en el campo ni al crecimiento de elementos capitalistas en el país. (p.9) La resolución afirmaba que, partiendo de una posición nacionalista burguesa, el Partido yugoslavo había roto el frente unido contra el imperialismo. El texto decía: “tal línea nacionalista no puede más que conducir a la degeneración de Yugoslavia en una república burguesa ordinaria”. (p. 11).

Habiendo registrado esta crítica, Tito comenzó una depuración masiva. Todos los elementos marxistas –leninistas fueron eliminados del Partido. Dos miembros del comité central, Zhuujovic y Hebrang, habían ya sido detenidos en abril de 1948. El general Arso Jovanovic, jefe del estado mayor del ejército de los partisanos, fue arrestado y asesinado, igual que el general Sbauko Rodic. (p. 43) The Times hablaba de numerosas detenciones de comunistas a consecuencia de la resolución del Kominform y estimaba el número de personas encarceladas entre 100000 y 200000. (p. 143).

En su informe al VII Congreso del Partido, tenido en 1948, Kardelj recurrió a las citas de Stalin para afirmar que Yugoslavia “hacía retroceder a los elementos koulaks” y que no tomaría nunca “posiciones antisoviéticas”. (Informe: el PCY en la lucha por la nueva Yugoslavia, Belgrado, 1948, p 94,25)

Pero algunos meses más tarde, los titistas volvían públicamente a la vieja teoría socialdemócrata del paso de la burguesía al socialismo ¡sin lucha de clases!. Bebler, viceministro de Asuntos Exteriores, declaró en abril de 1949:
“Nosotros no tenemos koulaks como había en la URSS. Nuestros campesinos ricos han tomado parte en masa en la guerra popular de liberación. (...) ¿Sería un error si nosotros aprobáramos el hacer pasar a los koulaks al socialismo sin una lucha de clases?”(29 abril 1949) (Klugmann, p. 129).

Y en 1951, el equipo de Tito declaraba que los “koljoses (soviéticos) son el reflejo del capitalismo de estado que, mezclado con los numerosos restos del feudalismo, es el sistema social de la URSS”. Desarrollando las concepciones de Bujarin, los titistas reemplazan la planificación por el mercado libre: “Nadie, fuera de la cooperativa, fija las normas ni las categorías de lo que se debe producir”. Ellos organizan “el paso a un sistema que deja más libertad al funcionamiento de las leyes económicas objetivas. El sector socialista de nuestra economía domina las tendencias capitalistas por medio puramente económicos”. (Directrices del CC, en: Cuestiones actuales del socialismo, nº 10, enero –febrero 1952, Agencia yugoslava de información, p 160, 161, 145) En 1953, Tito reintrodujo la libertad de comprar y de vender la tierra y de contratar obreros agrícolas.

En 1951, Tito compara los comunistas yugoslavos fieles al marxismo –leninismo con la 5ª columna hitleriana, justificando después el arresto de más de 200000 comunistas, según el testimonio del coronel Vladimir Dapcevic. Tito escribe:
“Los ataques de los agresores fascistas han probado que se le da mucha importancia a un elemento nuevo: la 5ª columna. Ella es un elemento político y militar que entra en acción en el momento de los preparativos de la agresión. Hoy, se intenta de nuevo hacer algo parecido en nuestro país, bajo diferentes formas, particularmente por parte de los paíseskominformistas” (Cuestiones actuales del socialismo, nº 10, p. 85).

A principios de los años 50, Yugoslavia es un país en gran parte feudal. Pero los titistas se apuntan al principio según el cual el estado socialista debe mantener la dictadura del proletariado. En 1950, los revisionistas yugoslavos lanzan una discusión sobre “el problema de la debilidad del estado y especialmente de la decadencia del papel del Estado en la economía”. Para justificar la vuelta al Estado burgués, Djilas trata el Estado soviético de “monstruoso edificio del capitalismo de Estado” que “oprime y explota al proletariado”. Siempre según Djilas, Stalin lucha “para agrandar su imperio de capitalismo de estado y, en el interior, para el reforzamiento de la burocracia”. “El telón de acero, la hegemonía sobre los países de Europa oriental y una política de agresión le resultan actualmente indispensables”. Djilas habla de “la miseria de toda la clase obrera que trabaja por los intereses “superiores” imperialistas y por los privilegios de la burocracia”. “La URSS es hoy objetivamente la potencia más reaccionaria”. Stalin es “un practicante del capitalismo de estado y el jefe y guía espiritual y político de la dictadura burocrática”. Como verdadero agente del imperialismo americano, Djilas prosigue: “Nosotros encontramos en los hitlerianos unas teorías que, por su contenido como por la práctica social que ellas suponen, se parecen como 2 gotas de agua a las teorías de Stalin”. (Cuestiones actuales del socialismo nº 14, octubre –noviembre 1952, AYI, París, p. 2, 5,18, 35, 36, 30, 37, 44 y 47) Añadimos que Djilas, que se estableció en EEUU más adelante, se refería en este texto a la “crítica del sistema staliniano” hecha por ¡Trotski! (Ibidem, p. 44).

En 1948, Kardelj juraba aún fidelidad al combate antiimperialista. Sin embargo 2 años más tarde, ¡Yugoslavia sostenía la agresión americana contra Corea!. The Times informaba:
“El señor Dedeijer ve los eventos de Corea como una manifestación de la voluntad soviética de dominar el mundo... Los trabajadores del mundo deben darse cuenta que otro pretendiente al dominio del mundo se ha presentado, y deben desembarazarse de las ilusiones a propósito de la URSS como una fuerza de democracia y de paz” (The Times, 27 diciembre de 1950).

Así, Tito se convirtió en un simple peón en la estrategia anticomunista de EEUU. Tito declaró en 1951 en el New York Herald Tribune:
Que “en caso de ataque soviético no importa en que lugar de Europa, incluso a millares de kilómetros de las fronteras yugoslavas, (él) se batiría inmediatamente en el lado de occidente... Yugoslavia se considera como una parte del muro de solidaridad colectiva construido contra el imperialismo soviético”. (New York Herald Tribune, 26 junio 1951).

En el campo económico, las medidas socialistas que Yugoslavia tomó antes de 1948, fueron rápidamente liquidadas. Alexander Clifford, el corresponsal del Daily Mail, escribe a propósito de las reformas económicas adoptadas en 1951:
“Si ellas se realizan, Yugoslavia estará finalmente menos socializada que Gran Bretaña”. “Los precios de los bienes (estarán) determinados por el mercado, es decir por la oferta y la demanda”, “los salarios (estarán) fijados sobre la base de las rentas o beneficios de la empresa”, las empresas “deciden de manera independiente lo que ellas producen y en que cantidades”. “No hay en absoluto marxismo clásico en todo esto”. (Daily Mail, 31 agosto 1951) (p. 150).

La burguesía angloamericana reconoció muy pronto que ella disponía, en la persona de Tito, de un arma eficaz en su combateanticomunista. Business Week apuntaba el 12 de abril de 1950:
“Para los EEUU en particular y para occidente en general, este estímulo de Tito se ha revelado como uno de los métodos menos caros para contener el comunismo ruso. El montante de la ayuda occidental a Tito se cifra ahora en 51,7 millones de dólares. Es mucho menos que los mil millones de dólares, casi, que los EEUU ha gastado en Grecia para el mismo fin”. (p. 175).

Esta burguesía contaba utilizar a Tito para estimular el revisionismo y organizarla subversión en los países socialistas de Europa del Este. El 12 de diciembre de 1949, Eden dice en el Daily Telegraph:
“El ejemplo y la influencia de Tito puede cambiar de manera decisiva el curso de los acontecimientos en Europa central y oriental”. (p. 91) Apreciando la demagogia comunista de Tito en su justo valor, The Times escribe: “Sin embargo, el titismo permanece solo como una fuerza, en la medida en que el Mariscal Tito puede pretender ser comunista”. (The Times, 13 septiembre 1949)(194).

Fuente: http://www.forocomunista.com/t22074-tito-segun-ludo-martens?highlight=tito




El desviacionismo yugoslavo

Intro, primeros años: 1913-1941

Tito se alisto en el ejercito austrohúngaro, y fue detenido por repartir propaganda anti belicista. En abril los rusos capturan a todo su batallón durante una batalla, una historia que vista de ese modo parece paralela a la de Mátyás Rákosi. Tito pasa unos meses en un hospital a causa de su herida, y luego es trasladado a un campo de trabajo en los Montes Urales.

Organizó manifestaciones entre los prisioneros de guerra, lo que le valió volver a ser arrestado. Más tarde escapó justo antes del estallido de la revolución de Octubre y se alistó al Ejército Rojo en Omsk, Siberia.

En 1919 ingresa en el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (b), que más tarde se transformaría en el Partido Comunista (b). En 1920 regresa a la nueva Yugoslavia, casado con una ciudadana rusa. En 1924 es elegido para un cargo local del Partido Comunista Yugoslavo, ilegalizado desde 1921, y así seguiria el status del partido hasta hasta principios de los años cuarenta.

En 1936, cuando se encontraba en París, organizó una oficina de reclutamiento en la rue Lafayette, para las Brigadas Internacionales que apoyaron a la Segunda República Española durante la Guerra Civil, se dice que el apodo "Tito" puesto por sus Camaradas Españoles según la leyenda, ya que su nombre era dificil de pronunciar por los camaradas españoles. En 1937 fue nombrado secretario general del Partido Comunista de Yugoslavia,continuó la política del Komintern en ese momento presidido por G. Dimitrov, realizo varias críticas al fascismo en Italia y el nazismo germánico.

Guerra partisana 1941-1945

En cuanto al marco de la segunda guerra mundial: Yugoslavia, Albania, o Grecia, fueron países con alta presencia partisana comunista, que realmente hicieron desesperar tanto a la Wehrmacht como al ejercito italiano en en países como Yugoslavia.

Tito no era el único, partisano, ni la única facción de resistencia, estaban los llamados "chetniks", que eran nacionalistas serbios, y que mantenían diferencias con los partisanos comunistas de Tito. Pese a ser los resquicios de los mandos yugoslavos, no tenían la firmeza centralizada de los ejercitos de Tito, además Tito era esloveno, y él al parecer no hacía distinciones de raza, o religión como los chetniks, tampoco en cuanto a si era hombre o mujer, por lo que al no tener estas restricciones le proporcionaba un numero mayor de combatientes que sus compatriotas nacionalistas.

Era palpable la diferencia y la política entre un grupo y otro, y la población obviamente apoyaba a Tito con euforia.

Mientras Tito hacía incursiones vastas, y reprimía a los colaboracionista, los chetniks eran más conservadores con los que colaboraban y comparando los dos grupos guerrilleros, los nacionalistas eran prácticamente pasivos, a la espera de la ayuda británica. Nunca se llegaron a juntar los dos grupos, y finalmente los chetniks fueron fieles colaboradores del Eje y sus ejércitos.

Tito sufrió mucho en el ámbito militar, las ofensivas coordinadas de los italianos y ustachas croatas, y de nazis y chetniks por otro lado, hizo que los partisanos yugoslavos tuviera que huir a Montenegro y Bosnia, solo cuando las cosas mejoraron y los aliados le dieron recursos mejoro la cosa, durante este periodo la colaboración de los chetniks con el Eje fue máxima, también fueron a su vez responsables de matanzas de minorías etnias (en este caso contra bosniacos "bosnios Musulmanes") como hacían los ustachas croatas.

En 1943 en el segundo congreso del AVNOJ (Consejo Antifascista de Liberación Nacional de Yugoslavia) se estableció el modelo estatal futuro como una federación de 6 repúblicas y 5 nacionalidades. Como luego se establecería en la constitución del 1946.

En 1944 recibieron la primera ayuda soviética de material, controlando los partisanos la mitad de Croacia, al conocer Tito que los aliados apoyaron con recursos a los colaboracionistas de los Chetniks rompió relaciones aparentemente la dependencia de los británicos y norteamericanos. Aprovechando la ayuda soviética que ahora tenían, ya no dependían del resto de aliados y sus recursos.

La situación empeoro para los chetniks cuando la URSS penetró en territorio Yugoslavo, con ello, se refugiaron en tierras de control alemán, mientras Tito fue a Moscú en 1944 firmando el tratado de colaboración.

Finalmente después de la toma apoteósica de Belgrado, los monárquicos quedaron desperdigados y con las lineas de comunicación rotas. El 7 de marzo de 1945 de formo el llamado gobierno provisional yugoslavo liderado por Tito y con la colaboración de los exiliados en Londres como Ivan Šubašic. Tito lo expresaba así:

"No estoy en principio en contra de los partidos políticos porque la democracia también presupone la libertad de expresar principios de alguien y sus . Pero crear los partidos por crear, ahora, cuando,  debemos dirigir toda nuestra fuerza en la dirección de la conducción de las fuerzas de ocupación de nuestro país, cuando en la patria ha sido arrasada la tierra, cuando nosotros no tenemos nada más que nuestra conciencia y nuestras manos (...) no tenemos tiempo para esto ahora. Y aquí está un movimiento popular [el Frente De la gente]. Cada uno es bienvenido dentro de este, los comunistas y los que eran demócratas y radicales, etc. independemente de como se llamaran antes.. Este movimiento es la fuerza, la única fuerza que ahora puede reconducir nuestro país de este horror y miseria, y traerlo a la completa libertad". (Tito, enero de 1945) 

El 11 de noviembre los comunistas que lideraban el frente popular ganaron por amplía mayoría de votos, más de un 80%. El 29 de noviembre se abolió la monarquía.



Tito como líder yugoslavo hasta la ruptura con la Kominform (1945-1948)

Los monárquicos se refugiaron en Bosnia, en 1946 el líder de los chetniks fue detenido y ejecutado, así como se llevaron a cabo muchas ejecuciones a personas que apoyaron el régimen de colaboración contra el invasor, especialmente claro esta se incluyó y acentuó esta represión de postguerra en la Croacia del ex-gobierno fascista-ustasha, gobierno que obtuvo la independencia momentánea durante la guerra gracias a Hitler. Este fue un periodo para Croacia en donde las matanzas por motivos étnicos estaban al orden del día, así como los campos de exterminio. [1]

Mucho se ha hablado sobre la federación de los Balcanes, y las conversaciones de Tito-Dimitrov, pero en realidad esta idea no es nueva sino que se vino gestando desde el siglo XIX. En noviembre de 1944, Tito envió a Sofía, su más cercano colaborador Edward Kardel, que era además el teórico más reconocido de la Yugoslavia titista. Este propuso un plan con dos etapas para los búlgaros: la unión inmediata de Macedonia Pirin de Bulgaria, a la República Federal Yugoslava de Macedonia, así como la creación de una comisión mixta en Belgrado para preparar la unión de ambos estados. Convirtiéndose Bulgaria en el séptimo estado de la nueva federación eslava del sur.

Bulgaria rechazó la propuesta de Tito y propuso su plan alternativo, en el que tanto los dos estados, tanto el Yugoslavo como el Búlgaro, actuarían como socios iguales [2].

Acerca de los desacuerdos se informó a Stalin, que eligió la versión yugoslava, es obvio decir que suponemos que en esta época tan temprana Stalin no sospechaba nada de las ambiciones expansionistas de Tito en Albania, ni habían surgido las famosas desviaciones en la edificación del socialismo en la propia Yugoslavia ya que todavía se estaba liberando el país, además este punto demuestra que no existía ninguna animadversión de Stalin hacía el pueblo yugoslavo o al propio Tito.

Durante los años de la posguerra, Yugoslavia fue considerado como el primer y mejor aliado de la URSS y esto hizo que Tito intimara más en los asuntos políticos con Stalin.

En 1944, 1945 y 1946, Tito visitó Moscú, donde fue recibido con honores militares por Stalin. Mientras tanto, Yugoslavia después de la guerra por sus acciones en reiteradas ocasiones contra los ex-aliados ocasiono ciertos problemas a la Union Soviética. Así, en Mayo-Junio de 1945 Tito desató un grave conflicto que estoy a punto de desencadenar una nueva guerra entre Yugoslavia, Reino Unido y los Estados Unidos debido a Trieste y la soberanía de la cuidad, ya que Yugoslavia se pasó también durante varios años derribando aviones de EEUU lo que molestaba y mucho a los norteamericanos. En 1946, en el funeral Kalinin, Tito fue el único de los invitados extranjeros, a los que Stalin invitó a subir al podio central.

En la unión de los estados Eslavos del Sur (Bulgaria y Yugoslavia). Para Bulgaria, la cuestión principal era el regreso de Tracia occidental, donde Stalin había apoyado el derecho de Bulgaria a la salida territorial al mar Egeo. Desde la perspectiva de Yugoslavia, cuya principal tarea fue la de crear en Grecia "condiciones políticas" que le daría la oportunidad de unir a todos los macedonios en la federación yugoslava.

Las potencias Occidentales protestaron por la posible unión lo que violaba Yalta y sus acuerdos, realmente se postergo para adelante la unificación, ya que ni los dos países mismos estaban aun en disposición, por las redencillas latentes.

En enero de 1946 Molotov llegó a Moscú, dijo que la delegación del gobierno en Bulgaria, es necesario esperar el momento adecuado para abordar el problema de cómo la federación y la cuestión de la firma de un tratado de alianza con Yugoslavia. En la primavera de ese año, un miembro de la dirección de P. Todorov de Bulgaria en Belgrado, en una conversación con Tito planteó la cuestión de la federación o confederación de los tres países de los Balcanes - Bulgaria, Yugoslavia y Rumania, donde en estos sucesos tampoco se llego a nada. En parte porque se añadian las diferencias de los distintos líderes.

En el 27 de noviembre 1947, a la firma del Tratado de Amistad, Yugoslavia y Bulgaria firmaron un acuerdo de unión aduanera sin informar previamente a Stalin. De hecho, en noviembre de 1947 durante una ceremonia en la ratificación Sofía Tito dijo abiertamente:

"La cooperación entre nuestros dos países deben ser tan universal, tan cerca que una federación sería sólo una formalidad Vamos a crear un gran y fuerte eslava del sur de la Unión, que será capaz de soportar cualquier ataque ("True", citado de 11/28/1947. Anikeev en A.).

Tito siguió alentando a la defensa de los Macedonios de Grecia, criticando al KKE, cosa que Stalin no apoyaba. En junio de 1947, el búlgaro líder Georgi Dimitrov, anunció en una entrevista con el diario londinense "Daily Mail" sobre:

"la inminente conclusión de un Tratado de Amistad y Asistencia Mutua entre Yugoslavia y Bulgaria, que: "podría llevar a una mayor cooperación económica, cultural y general entre los dos países." (Devediev , 1962, p. 9, p. Anikeev en A.)




También es importante la posición de Albania, Tito estaba de acuerdo con el jefe de Enver Hoxha de Albania, en que los albaneses de Yugoslavia darían una ayuda económica en Kosovo, y se permitirian que especialistas yugoslavos en Tirana desarrollaran la extracción de petróleo a precios preferenciales. Yugoslavia envió a Albania cada año, lotes alimentos de 600 millones de dólares en el Tratado de Amistad entre Albania y Yugoslavia, en julio de 1946 se expresó claramente: los planes económicos de los países eran coordinados, ambas monedas eran iguales entre sí, se dispuso un sistema de precios unificado y costumbres para una posible unión.

Además, el gobierno albanés busco la inversión para desarrollar una industria nacional mediana, mientras que los yugoslavos insisten en que los albaneses deben concentrarse en la agricultura y en la extracción de materias primas.

Las relaciones entre Albania y Yugoslavia se deterioraron considerablemente, debido al hecho de que el proceso de integración se encontrado la resistencia de varios líderes del PC de Albania, que temían ser una parte de Yugoslavia y de perder su soberanía, a parte de las posibles sospechas sobre Tito y su ideología.

En el PC de Albania se enfrentaron dos líneas, "la línea de Hoxha" que no quería la integración y apostaba por una industrialización del país, y la "línea de Koçi Xoxe" el rival político y ministro de interior que lucho por esta integración y que buscaba en el tema económico la importación de la industria del exterior, en este caso sobre todo de Yugoslavia a la vez que se mantenía el énfasis en la producción de materias primas, este último seria purgado en 1949 por sus demostradas acciones como agente titista, las cuales él mismo y otros miembros como reconocieron en varios plenos del CC durante 1948. Veamos un ejemplo de esta lucha intestina en la cual los delegados yugoslavos como Tempo o Stojnic en Albania intentaban imponer sus ideas mediante sus simpatizantes como Koçi Xoxe:

"No se puede seguir adelante sin Yugoslavia y, en particular, sin Yugoslavia, como ya se ha creado en los Balcanes y en Europa .. La perspectiva de Yugoslavia es la perspectiva de los Balcanes y de Europa... usted habla muy poco de nosotros, por lo tanto, en el futuro, usted debe hablar más sobre Yugoslavia y Tito."

"Los grandes aliados, que desempeña un papel decisivo en esta guerra todo se debe mirar en la misma forma, por el nuevo estado," "¿Cómo?" Preguntó Hoxha. "Al poner a la Unión Soviética en pie de igualdad con los otros demás?"

"Desde el punto de vista del Estado sí", explicó Stojnic. "La política de un verdadero estado no hace ninguna diferenciación. De manera no oficial, por ejemplo, a través de los canales del partido de la Unión Soviética puede ser considerado como el principal aliado y más natural, pero no a través de los canales estatales, los Estados Unidos y Gran Bretaña son siempre aliados, y su presente política es positiva y en nuestros propios intereses". (Velimir Stojnic, Conferencia Berat, 1944)

El PC Albanés con Hoxha fue crítico con las notas de términos desiguales del llamado "acuerdo económico de Yugoslavia - Albania" y acusó a los asesores de Yugoslavia de que deliberadamente querían frenar el desarrollo del país. Entre otras cuestiones porque los yugoslavos aconsejaban a sus vecinos importan la maquinaria industrial de Yugoslavia y alentaba a que se centrasen en la agricultura. Finalmente con la ruptura del 1948 entre Yugoslavia y el bloque socialista, a nadie le quedaba duda de que Hoxha seguiría manteniendo el liderazgo del partido, es más las famosas cartas entre Stalin y Tito sirvieron para esclarecer dentro del partido las pocas dudas que aún existían entre los pocos protitistas que quedaban en el Partido, de hecho como ya se ha comentado, el propio Koçi Xoxe aceptaría su nefasto papel en dichas tramas antialbanesas. Econmicamente el corte de relaciones entre Albania y Yugoslavia, ruptura que se produjo un poco antes de la condena de los demás países de la deriva nacionalista de Yugoslavia, no supuso en verdad un verdadero problema para Albania, pues además la URSS se hizo cargo de los lastres económicos de postguerra de Albania. Así lo expresó Enver Hoxha todo este proceso yugoslavo de frenar la expansión de las fuerzas productivas:

"El PCY dijo: "Este no es el momento para las transformaciones de carácter socialista" Nuestros amigos obstaculizaron grandemente y nos confundieron también sobre la cuestión de la reforma agraria. Nos aconsejaron que no hay que caer sobre los antiguos propietarios, se nos dijo que tomaramos un poco de su tierra (incluso alguien nos "aconsejó" pagar por ello con dinero) y dejarles una buena parte de la tierra que, de hecho, representa áreas diez o veinte veces más grandes que las de los "pobres". En cuanto a la industria se nos informó: "Más adelante, veremos qué se puede hacer con las minas y el petróleo, por lo que se tiene por el momento registrado, nos proveen de materia prima y nosotros se le proporcionará una amplia de productos terminados", "la agricultura es en lo que usted debería ocuparse como el país atrasado agrario sois" 

Este abuso, entre otras desviaciones, lo reflejo del siguiente modo G. Dimitrov:

"Las revelaciones hechas y las tramas destapadas en el I Congreso del Partido Comunista de Albania pone de relieve una vez más las intenciones agresivas de Tito y su grupo, siendo esta vez Albania su objetivo y el marco donde resale su política hipócrita, su rancio nacionalismo y la muestra definitiva que se aleja del frente unido con la Unión Soviética y las demás democracias populares". (Giorgi Dimitrov, Informe al V Congreso del Partido Comunista búlgaro, 1948)

Durante la guerra civil griega que se reanudo en 1946, y duro hasta el 1949 bajo el liderazgo del KKE y el secretario general Nikolaos Zachariadis. Los partisanos comunistas griegos dominaban un vasto territorio excepto ciudades como Tesalónica o Atenas. La gran fama del partido fue oscurecida por los movimientos oportunistas del partido a cargo de Georgios Siantos, todo ello se tradujo en claudicaciones, sobretodo tras la intervención directa británica en la península y la fallida insurrección en Atenas contra el ejercito británico, finalmente eso sumado al infame Tratado de Varkiza de 1945, este fue un tratado que suponía el desarme de las milicias y ejercito del KKE frente al gobierno títere monárquico de los británicos. Esta traición se realizó por a cargo traidor Georgios Siantos aprovechando que Nikolaos Zachariadis estaba encarcelado, finalmente fue descubierto como un provocador y agente enemigo.

La presión de occidente en cuanto al tema griego comenzó a ser siempre a través de las Naciones Unidas. El 10 de diciembre 1946 en Nueva York el Consejo de Seguridad comenzó su investigación en el caso de la intervención de Yugoslavia, Bulgaria y Albania, en apoyo de la guerra civil y la insurgencia en Grecia. El 21 de octubre 1947 La Asamblea General de la ONU pidió a Bulgaria, Albania y a Yugoslavi a resolver todas las contradicciones con Grecia por medios pacíficos. Adoptó una resolución de condena a Albania, Bulgaria y Yugoslavia para apoyar a la guerrilla, que, como se señaló: había creado una amenaza a la independencia política e integridad territorial de Grecia, así como la paz y la seguridad en los Balcanes.

Sin embargo, los comunistas griegos no tenían ninguna intención de abandonar la lucha contra el régimen monárquico. En respuesta, se intensificó drásticamente la ayuda de EE.UU. para el gobierno monárquico.

Complicaciones en la creación de la federación eslava del sur, 1948

El 17 de enero 1948 Dimitrov, dijo en una conferencia de prensa en Bucarest, donde discutió con el líder del principal partido comunista rumano George Dej launión aduanera:

"En el tema de la Federación, en Rumanía y en Bulgaria, Yugoslavia, Albania, Checoslovaquia, en Polonia, Hungría, probablemente en Grecia, nuestro pueblo puede decidir. Decidiremos crear una federación o confederación, dónde y cómo se va a realizar." ("La Pravda" de 23.01.1948, el op. Anikeev en A.).

En 1948 con todos estos precedentes, se pretende mandar a Albania dos divisiones yugoslavas para una posible invasión de la Grecia monárquica sin consultar a la URSS, una acción temeraria como en el caso de la cuidad de Trieste del 1945.

Koçi Xoxe el líder pro-yugoslavo del PCA convoca una reunión del Pleno del Comité Central. En el VIII Pleno de Marzo de 1948 que se celebró bajo las sombras de la posible entrada de las divisiones yugoslavas, se puede decir que fue un triunfó para la sección pro-yugoslava del PC albanés y la última victoria política de Koçi Xoxe, Enver Hoxha fue capaz de mantener su puesto de Secretario General pese a sufrir ataques directos e indirectos, algunos de sus seguidores o de miembros neutrales en la disputa interna fueron expulsados del Comité Central. Mientras tanto los soviéticos expresaron así su malestar con los yugoslavos por la acción cuando Enver Hoxha informó a Stalin sobre esta intentona yugoslava de ocupar Albania:

"¿Crees que esta situación es normal, cuando Yugoslavia, con un tratado de asistencia mutua con la Unión Soviética considera que sólo no se debe de consultar a la URSS el enviar tropas en Albania, sino que tampoco se informe a la Unión Soviética en una orden posterior? Para su información sepa que el gobierno soviético accidentalmente se enteró de la decisión del gobierno yugoslavo en el envío de sus tropas a Albania desde conversaciones privadas con los representantes de los trabajadores soviéticos-albaneses. Pero si crees que esta en el orden de lo normal, tengo que decir en nombre del Gobierno de la URSS, que la Unión Soviética no se pone de acuerdo ante este hecho consumado, lo considera anormal. Y, por supuesto, está claro que la Unión Soviética como un aliado de Yugoslavia no se hará responsable de las consecuencias de tales acciones hechas por el gobierno yugoslavo sin consulta y sin el conocimiento del gobierno soviético". (Molotov en nombre de IV Stalin ordena el 01 de febrero este telegrama a Tito)

Se propuso una reunión triple en Moscú el 10 de febrero de 1948, entre Bulgaria, Yugoslavia y la misma URSS en 1948. Tito se negó a ir, alegando problemas de salud. Allí de nuevo Stalin reclamó a los presentes que se tuviera que informar por terceros de hechos tan importantes, las conversaciones culminaron en firmas sobre política exterior. Al mismo tiempo, Stalin seguía estando de acuerdo con el avance de la integración de los dos países, e incluso se ofreció para acelerar la unificación de Yugoslavia y Bulgaria, no solo eso, sino como es conocido según Karldej supuestamente también con Albania.

E. Kardelj y M. Djilas y regresaron a Belgrado y reportaron la conferencia tripartita y los acuerdos con Moscú y Stalin sobre establecer la Federación de Yugoslavia y Bulgaria. Pero de repente Tito se comportó extrañamente. En contradicción con sus declaraciones en noviembre de 1947, cambio de parecer. En el 1 de marzo de 1948, el Buró Político del Comité Central del PCY decidió no forzar la creación de una federación con Bulgaria, ya que, como se  señaló, tal medida sólo complicaría la situación de Yugoslavia.

La propuesta soviética de unión inmediata con Bulgaria fue rechazado por Tito con el argumento de que requiere una preparación minuciosa de largo. Tito el 1 de Marzo llevó al Buró Político a abandonar la propuesta de creación del plan de Stalin de la federación búlgara-yugoslava. Y él en esa sesión del Buro fue quien hizo hincapié en las diferencias del PCY con el PCB y el PCUS, sólo el secretario Sreten Zhuyovich protesto acerca de este repentino cambio. Después de la reunión Zhuyovich informó a la embajada soviética sobre cómo tuvo lugar la reunión.

Tito el Buró Político destacó las diferencias ideológicas que existen entre ambos PCY y BCP, y entre el PCY y el PCUS, que, a su juicio, era un obstáculo para la rápida creación de la federación. Resumiendo el intercambio de puntos de vista, dijo:

"La cuestión con las fuerzas búlgaras sobre la federación en términos económicos no es posible, la cuestión no está aún madura...

Nosotros no somos peones en un tablero de ajedrez. Todavía no se puede cristalizar la federación, no es posible, tenemos que centrarnos sólo en nuestras propias fuerzas, Moscú y Sofía se han hecho conscientes de esto, ya que la intención de Belgrado para continuar más discusión sobre este tema es inútil por ahora. Tenemos que confiar únicamente en sus propios recursos."

Así explicó este cambio de parecer de Tito el otro interesado, G. Dimitrov:

"Nuestro Partido firmemente escogió aquel curso, que confiaba en la palabra de los comunistas yugoslavos a quienes nosotros mismos fuimos atados por el trabajo común y la asociación que cubrió un período de muchos años. Y es este mismo soporte presente de nuestro Partido el cual mantiene a su fraternal Partido vecino. Pero los líderes nacionalistas de Yugoslavia dejaron este único camino correcto y lo arrojaron por la borda sin apenas sonrojamiento de su parte. Después de que los dos gobiernos habían estado de acuerdo sobre una serie de medidas que se relacionan con el establecimiento próximo de la federación, el Comité Central del Partido Comunista yugoslavo informó a nuestro Partido en marzo de 1948 que había cambiado de opinión, que nosotros no deberíamos apresurarnos en cuanto a la federación, y que rechazaban hablar de la materia más adelante. Lo curioso, es que al mismo tiempo, los líderes yugoslavos ponían como tarea central la transformación del distrito Pirin (En Bulgaria) como una región autónoma, con la idea de su próxima inclusión en Yugoslavia independientemente de la comprensión existente sobre la creación de una federación entre el Estado búlgaro y yugoslavo.. (...) El punto principal en los ataques contra las democracias populares hechas en julio pasado durante el V Congreso del Partido Comunista yugoslavo, realizado en Belgrado, fue dirigido contra nuestra nación. En sus discursos Tito, Djilas, Tempo, Kulishevsky, y Vlahov escupieron su veneno chovinista contra Bulgaria apuntando siempre concretamente y para que no hubiera dudas contra nuestro Partido, cuyo defecto, según les parece, es nuestro rechazo de dejarles que se apoderen del distrito Pirin y que condenemos su traición. El General Tempo en un arrebato fue tan lejos en su autoengaño chovinista como para llegar a burlarse de la lucha antifascista del pueblo búlgaro y su movimiento partisano, aunque cada uno de los implicados en esta pugna sepa que nuestros partisanos lucharon juntos y de modo fraternal con partisanos yugoslavos, y es más, es de saber común también que nuestro ejército jugó parte activa bajo el mando del Marshal Tolbukhin en la guerra para la liberación final de Yugoslavia". (Giorgi Dimitrov, Informe al V Congreso del Partido Comunista búlgaro, 1948)




En la reunión interna del PCY también se hizo hincapié en que la federación con Bulgaria podría ser utilizado por la Unión Soviética como un instrumento de control tanto para Yugoslavia, como para Bulgaria, debido a la gran influencia soviética Tito dijo un obstáculo más para la formación de la federación, es decir, que quedaban los problemas territoriales en las relaciones con Bulgaria sobre la Pirin Macedonia. Alexander Rankovic, tocando este último tema, dijo en el Comité Central de el PCY no están de acuerdo en este tema con la posición de los camaradas búlgaros, porque:

"lo que está sucediendo ahora en Pirin Macedonia no está en el espíritu de los acuerdos anteriores" 

Junto con el hecho de no llevar a cabo nuevas negociaciones sobre esta cuestión, porque, a su juicio, la federación no debería tener que darse prisa, Yugoslavia puso en primer plano la idea de convertir la región de Pirin en una Comunidad Autónoma con el fin de anexarla a Yugoslavia, a pesar del acuerdo existente sobre la creación de la federación. Por lo tanto, querían obtener de los búlgaros el territorio de Macedonia inmediatamente y quedarse el borde occidental a toda prisa.

Toda esta subversión la relató poco después el propio G. Dimitrov:

"Tras el Acuerdo de Bled, y con el fin de ayudar a impulsar el proceso de la futura unificación de las regiones de Macedonia de ambos países, nuestro Partido legitimó la introducción de la lengua oficial macedonia como asignatura obligatoria en todas las escuelas del distrito de Pirin, y admitió a muchos profesores macedonios de Skopje como instructores, así como que bibliotecarios macedonios hicieran circular libros macedonios. Esta fue una prueba de que nuestro Partido sintió la mayor simpatía posible por la unificación del pueblo macedonio.

Pero los líderes de Belgrado y Skopie nos traicionaron a pesar de las nobles intenciones de nuestro Partido. La mayor parte de los profesores y bibliotecarios enviados de Skopie, claramente bajo instrucciones de sus líderes yugoslavos, se hicieron agentes propagandísticos del gran chovinismo yugoslavo, por lo que difundieron constantemente propaganda antibúlgara; y más tarde, después de la traición del grupo de Tito hacia la propia URSS y el campo antiimperialista entero, estos mismos salieron abiertamente como agentes antisoviéticos.

Lo que los agentes de Kulishevsky hicieron en el distrito de Pirin no era más que un reflejo de lo que había sucedido ya dentro de la República Popular de Macedonia (en Yugoslavia). Bajo el pretexto de la lucha contra gran chovinismo búlgaro y con la ayuda del aparato del Estado y todas las demás organizaciones públicas -políticas y culturales-, le llevo a cabo una sistemática campaña contra todo búlgaro, contra el pueblo búlgaro, su cultura, su democracia popular, la política de su Frente de la Patria y especialmente contra nuestro Partido. No hay libros o periódicos búlgaros en dicha región, ni siquiera el «Rabotnichesko Delo» se permite en la República Popular de Macedonia. Todas las inscripciones en búlgaro de los edificios de vieja escuela así como otros monumentos fueron borradas meticulosamente. Nombres familiares, como por ejemplo Kulishev, Uzunov, Tsvetkov y otros, se convirtieron, como sabemos, en Kulishevsky, Uztunovsky, Tsvetkovsky, por lo que así no tendrían ya nada en común con los nombres búlgaros.

Los funcionarios públicos en la República Popular de Macedonia  tenían el descaro de hacer declaraciones insidiosas dirigidas contra los búlgaros y contra Bulgaria. En su discurso, entregado el 23 de marzo de 1948 antes de que el II Congreso del Frente de los macedonios, Kulishevsky calumniosamente acusó sin ningún reparo a nuestro país y a nuestra autoridad popular de oprimir la población macedonia en el distrito Pirin. El discurso provocativo de Kulishevsky con impaciencia fue reproducido por los periódicos, agencias de noticias y radio, de los imperialistas anglo-americanos, que utilizaron dicha acusación gratuita de los yugoslavos para lanzar una dañina campaña contra la República Popular de Bulgaria y sobre todo para evitar la unificación de los macedonios". (Giorgi Dimitrov, Informe al V Congreso del Partido Comunista búlgaro, 1948)

Para entender un poco más la polémica en cuanto a las pretensiones yugoslavas sobre la Pirin macedónica-búlgara y sobre las minorias étnicas macedónicas en Grecia, así como todo el en general consultemos a otro implicado directo, Nikos Zahariadis:

"El movimiento popular democrático de nuestro país no tiene, desde el momento de la primera ocupación, conocido de un enemigo astuto y repugnante como la camarilla de Tito. El Gran Serbia chauvinismo de los titistas en relación con el movimiento de resistencia en Grecia se puso de manifiesto ya en 1943, cuando la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia declaró que el pueblo de la Aegean Macedonia (macedonios en tierra griega) sólo pudo ganar su liberación en el marco de Yugoslavia. El corolario de esto es que es el primer deber de todos los patriotas macedonio para luchar contra el Partido Comunista de Grecia y EAM y en vez de colaborar con los agentes de Tito.

Tito organizó la emigración masiva de los macedonios a Yugoslavia privando así a Macedonia del Egeo de su población macedonia. Por cierto, los griegos monarcho-fascistas han estado tratando de lo mismo desde hace muchos años, con la esperanza de cambiar la composición étnica del Egeo Macedonia. Por otra parte, los titistas están tratando de reclutar agentes de estos refugiados que, después de la formación necesaria, se envían a Grecia para operar contra el Partido Comunista de Grecia, EAM y el movimiento revolucionario de nuestro pueblo.

En su comunicado del 6 de julio de 1949, el Cuartel General del Ejército Democrático manifestó que el 05 de julio 1949 monarcho-fascistas tropas utilizaron el territorio yugoslavo con el fin de eludir las unidades del Ejército Democrático en la zona Kaimakchalan.  El mismo día, el "Free Grecia" agencia telegráfica, basándose en un documento oficial (el informe del teniente coronel Petropulos, comandante del batallón de los monarcho-fascistas '516o, al general Grigoropulos, comandante del cuerpo de ejército tercera), informó que el 04 de julio 1949, es decir, la víspera del día en que los monarcho-fascistas cruzó territorio yugoslavo, una reunión de Yugoslavia y monarcho-fascistas oficiales griegos se habían celebrado en el ámbito de la Popovolossi y Kaimakchalan". A esta reunión asistieron los oficiales británicos y estadounidenses. La agencia Tanjug no negó este hecho, ni tampoco el representante de la Oficina de Asuntos Exteriores británica cuando se le preguntó acerca de esta reunión. Una vez más, tampoco lo niego Tito en su discurso en Pola (Istria), el 10 de julio de 1949. Al igual que la agencia Tanjug, simplemente trató de refutar el hecho de que un acuerdo había sido alcanzado permite al monarcho-fascista a utilizar el territorio yugoslavo.

Esa fue la versión de Belgrado, cuando las Naciones Unidas para los Balcanes Comisión en Atenas publicó su comunicado del 21 de julio de 1949. El único objetivo de esta comunicación es para encubrir la colaboración de Tito con los monarcho-fascistas, una colaboración que se había quedado al descubierto por el Cuartel General del Ejército Democrático y el Tratado de Libre Radio Grecia el 6 de julio de 1949. Este comunicado de la Comisión de los Balcanes es muy importante ya que, para empezar, por primera vez en su historia, la Comisión admitió que los monarcho-fascistas habían violado la frontera yugoslava en la zona Kaimakchalan en muchas ocasiones. Afirmó, sin embargo, que esto había sido hecho por la artillería y los aviones y no por la infantería. En segundo lugar, el comunicado admitió que una reunión de monarcho-fascista y oficiales yugoslavos se habían celebrado en la zona Kaimakchalan." (Nikos Zahariadis, La puñalada de Tito en la espalda de la democracia popular griega, 1949)

Como vemos las posiciones chovinistas de Tito son claramente expansionistas en su trato con Albania, pero de igual modo y menos conocidos fueron sus tratos y reclamaciones chovinistas con Grecia y Bulgaria.

Entonces entró en este entramado de polémicas con el grupo yugoslavo un nuevo jugador con energías renovadas. Albania. En marzo, el líder comunista de Albania Enver Hoxha estaba tratando de encontrar una posición con respecto a este esquema de federación que Tito le planteaba, refiriéndose a una propuesta formulada a la parte albanesa de representantes de Yugoslavia comandados entre otros por S. Zlaticha y el general M. Kupreshanina que tomaron la iniciativa en este asunto y la demanda que a Moscú de asociación con Yugoslavia, no explicaron factores externos ni la situación interna, y todo ello sin informar al liderazgo búlgaro. Como se puede ver, de repente Yugoslavia decidió absorber Albania, pero se evaporaba la unión con Bulgaria.

En un momento en las negociaciones albano-yugoslavas Enver Hoxha dijo, como se señala en el informe, del embajador soviético en Albania D. Chuvahin:

"Nosotros, los albaneses, y estaremos de acuerdo en la federación de Yugoslavia sólo cuando nos lo diga el camarada Stalin". Esto se dijo en marzo de 1948.

En el liderazgo búlgaro, sin saber los detalles de la posición de Belgrado de nuevo, esperaban que para finales de 1948, la federación de los tres países, como lo fue "recomendado" por Stalin durante la reunión de Moscú se convirtiera en una realidad. En marzo, Dimitrov dijo que el embajador de Albania en Sofía, tras un acuerdo entre el Partido Comunista de Bulgaria y Albania (alrededor de junio), que se podía esperar la decisión final del Parlamento de los tres países en el tema de la Federación. Para los búlgaros esta cuestión cambió drasticamente desde el verano de 1948, debido la internacionalización del conflicto con la Unión Soviética y los países de "democracia popular" en cuanto a Yugoslavia y la condena del PCY en la reunión de la Kominform en Bucarest.

La ruptura de Yugoslavia con el campo socialista, junio de 1948

A todo ello sospechando para que fines se iban a utilizar los créditos soviéticos y sabiendo las últimas declaraciones de Tito sobre varias materias como el rechazó repentino a la federación, Stalin no llegó a entrar en un nuevo acuerdo económico con Yugoslavia, así que retiro sus técnicos de Yugoslavia el 18 de Marzo al no renovar el acuerdo económico, fue el momento donde se podía empezar a vislumbrar las diferencias más profundas en todas las facciones.

Stalin y Molotov enviaron una primera carta a los líderes de Yugoslavia el 27 de marzo, el mismo día que abandono el último técnico soviético tierra yugoslava. Se acusó a los yugoslavos de anti-sovietismo y del hecho de que el primer viceministro de Relaciones Exteriores Vladimir Velebit era un espía británico sabido por todos, algo donde por lo vista hacía nada reseñable contra esto. Esta carta fue en resumidas cuentas con las siguiente reclamaciones:



"Sabemos -Stalin escribió- que los círculos gobernantes de Yugoslavia siguen en la propagación  de declaraciones antisoviéticas de este tipo:

"El PCUS es un partido degenerado y la Unión Soviética esta dominada por el chovinismo.", "pretenden esclavizar Yugoslavia económicamente a la Unión Soviética.", "la Kominform es una herramienta de la esclavitud de otras partes del PCUS." etc.

Detrás de muchas declaraciones anti-soviéticas en general, destacamos:

"El socialismo en la URSS ya no es revolucionario", que "Yugoslavia sólo es verdadero portador del socialismo revolucionario."

Tito elaboro la respuesta, rechazando prácticamente todas las acusaciones y críticas, que fueron aprobadas por el pleno del Comité Central del Partido Comunista yugoslavo, y fue enviado desde Belgrado el 13 de abril. Él negó la postura de un PCUS pseudosocialista defendiendo la naturaleza auténticamente revolucionaria del PCUS y reafirmando su alta opinión acerca de la URSS. No obstante, el PCY dejó entrever su vena nacionalista al mencionar:

"No importa cuánto cada uno de nosotros ame a la tierra del socialismo, la URSS, en ningún caso puede amar menos a su propio país".

La URSS siguió enviando una segunda carta el 4 de Mayo, la carta fue aún más dramática, Stalin y Molotov escribieron un volumen de 25 páginas. En su nueva carta, Molotov dijo:

"Creemos que la base del Buró Político del Partido Comunista yugoslavo la falta de voluntad de admitir sus errores con honestidad y conciencia corregir su excesiva arrogancia son los líderes yugoslavos. Después de los éxitos que han mareado. El Camarada Tito y Kardelj dijo en su carta sobre los méritos y logros del Partido Comunista de Yugoslavia, que el PCUS  anteriormente encontró aceptables, y ahora ignora. Esto es incorrecto. Nadie puede negar los méritos y éxitos del PCY. Ellos son innegables. Sin embargo, los logros y éxitos de los partidos comunistas de Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Bulgaria, Albania, no son menos. Sin embargo, los dirigentes de estos partidos se mantienen con modestia y sin gritar acerca de sus méritos en oposición a los líderes yugoslavos que pasó silbando a las orejas de su jactancia incontenible".

Stalin dijo: "Los avances partido comunista yugoslavo no se debe a algunas de las cualidades especiales, pero sobre todo el hecho de que después de la derrota del Estado Mayor de los paracaidistas partisanos yugoslavos por los alemanes cuando el Movimiento Popular de Liberación de Yugoslavia estuvo en crisis, justo ahí llego el Ejército Rojo a la ayuda del pueblo yugoslavo, rompió las fuerzas de ocupación alemanas, liberadando Belgrado conjuntamente y por lo tanto creó las condiciones para llegar al poder, Partido comunista yugoslavo.

Como se ve es una crítica absolutamente respetuosa de los dos líderes soviéticos, añadir que la URSS se esforzó por financiar a la Yugoslavia de post-guerra como hemos visto e intentaron a la vez conseguir un gobierno de influencia comunista en Yalta negociando con las potencias capitalistas, algo inimaginable antes del 1939, por la situación política, algo que parecía que parece que los yugoslavos olvidaron.

La carta de Stalin y Molotov, se discutió en la reunión del Comité Central del Partido Comunista Yugoslavo, tras lo cual la respuesta fue dada, la cual rechazaba de nuevo las acusaciones soviéticas, y acusaba de dirigida a socavar la autoridad de los líderes yugoslavos, con la presión de una gran potencia como era la URSS en un pequeño país donde con esto se intentaba degradar la dignidad nacional y ponía en peligro la soberanía e independencia de Yugoslavia. Todos los miembros del CC, excepto Zhuyovicha y Gebrancha votaron a favor de esta carta, por lo que Zhuyovicha y Gebrancha fueron arrestado poco después. [3]

Pero como todos sabemos a posteriori, las acusaciones soviéticas de difamación al PCUS no eran infundadas. Las acusaciones de burocratismo, y de toda índola anti-soviéticas que Stalin y Molotov denunciaron al PYC por parte ellos hacía el PCUS, como recordamos fueron negadas inicialmente, pero curiosamente poco a poco fueron reconociendo estas acusaciones que partían de Yugoslavia hacía la URSS, y años después siguieron en el mismo tono. A la pregunta del entrevistador indio de la IV internacional sobre la creación de nuevos partidos comunsitas independientes Tito afirmó:

"Esta es una pregunta oportuna, porque los partidos comunistas y los movimientos sindicales de muchos países han retrocedido. Esto es cierto de Inglaterra, Alemania, Francia, Bélgica y casi todos los países capitalistas, porque la clase obrera ha perdido la confianza en su liderazgo, debido al hecho de que los partidos comunistas ya no seguir políticas independientes y que la lucha principal no es para el mejora de las condiciones de vida de las masas trabajadoras, sino por el contrario, se están convirtiendo cada vez más instrumentos de la política de la Unión Soviética."  (Tito, Entrevista de Kamalesh Banerji con el mariscal Tito, 1 de octubre de 1950)

Sobre las relaciones de Unión Soviética con el resto de países, el yugoslavo acuso a la URSS de imperialismo:

"Por ejemplo, el comercio de la Unión Soviética con los países socialistas se realiza sobre una base puramente capitalista. Ellos venden lo más alto posible y comprar lo más barato como pueden, tratando de obtener la mayor cantidad posible de países socialistas con el pretexto de fortalecer el movimiento obrero internacional, ayudando a la ftrst país del socialismo. En realidad, esto significa ayudar a un país imperialista ya que la política exterior soviética se desvió completamente del camino - un camino que consiste en todo las ayudas a un pequeño país socialista y de no injerencia en los asuntos de otros países". (Tito, Entrevista de Kamalesh Banerji con el mariscal Tito, 1 de octubre de 1950)

Tito hizo hincapié en que todas las estimaciones todo se basa en hechos inexactos y calumnias, y hubo una propuesta para resolver todas las cuestiones a través de negociaciones en Belgrado. Pero Stalin rechazó esta propuesta y señaló que este caso será considerado todo ello en el consejo de la Kominform. Stalin insistió en que el árbitro furera la Kominform para la consideración del conflicto. La negativa del PCY a asistir a la reunión Stalin la califico como: Un "cisma y una traición.".

Tito ni siquiera concurrió a la segunda reunión del Kominform, temiendo que era posible que Yugoslavia fuese abiertamente atacada. El 28 de junio, los otros países miembros decidieron expulsar a Yugoslavia del seno de la organización, citando a los “elementos nacionalistas” que habían “logrado en el curso de los últimos cinco o seis meses alcanzar una posición dominante dentro del liderazgo del PYC".

Estas fueron las resoluciones del 28 de junio del 1948 más reseñables expresadas de forma resumida, aquí obviamente se tocan varios temas de los que no me he parado a hablar y los que son muy importantes para entender el cisma como un todo conjunto y no como una o dos diferencias entre el PCY y el resto de países:

"1. El Buró de Información sostiene que recientemente la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia ha seguido una línea incorrecta sobre cuestiones fundamentales de política interior y exterior, una línea que representa un alejamiento del marxismo-leninismo. En relación con esto, el Buró de Información aprueba la acción del Comité Central del PCUS (b), que tomó lo iniciativa en exponer esa política incorrecta del Comité Central del Partido Comunista de Yugoslavia, particularmente la política incorrecta de los camaradas Tito, Kardejl, Djilas y Rankovic.

2. El Buró de Información declara que la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia está siguiendo una política inamistosa hacia la Unión Soviética y el PCUS (b). En Yugoslavia se está llevando a cabo una indigna política de difamación de los expertos militares soviéticos y de descrédito de la Unión Soviética. Se ha establecido un régimen especial para los expertos civiles soviéticos en Yugoslavia. Ellos están bajo la vigilancia de los órganos de seguridad del estado yugoslavo y son seguidos continuamente." Los líderes del Partido Comunista de Yugoslavia han adoptado una postura indigna de comunistas y han comenzado a identificar la política exterior de la Unión Soviética con la política exterior de las potencias imperialistas, comportándose ante la Unión Soviética de la misma forma como se conducen ante los estados burgueses. Precisamente debido a esta postura anti-soviética, la propaganda difamatoria sobre de la “degeneración” del PCUS (b), sobre la “degeneración” de la URSS, etc., prestados del arsenal del trotskismo contrarrevolucionario, se ha hecho corriente en el Comité Central del Partido Comunista de Yugoslavia. El Buró de Información denuncia esta actitud anti-soviética de los dirigentes del Partido Comunista de Yugoslavia, que es incompatible con el marxismo-leninismo y es característica de los nacionalistas.

3. En política interior, los líderes del Partido Comunista de Yugoslavia se están alejando de la posición de la clase obrera y están rompiendo con la teoría marxista de las clases y la lucha de clases. Niegan que en su país haya un crecimiento de los elementos capitalistas y, consecuentemente, niegan el agudizamiento de la lucha de clases en el campo. 

4. El Buró de Información considera que la dirección del Partido Comunista de Yugoslavia está revisando las enseñanzas del marxismo-leninismo acerca del Partido. De acuerdo con la teoría marxista-leninista, el Partido es la fuerza dirigente y principal del país, tiene su programa propio y específico y no se diluye en las masas sin partido. 

5. El Buró de Información considera que el régimen burocrático creado en el Partido por sus dirigentes es desastroso para la vida y desarrollo del Partido Comunista de Yugoslavia, donde no existe democracia interna partidaria, no hay elecciones ni crítica y autocrítica.

6. El Buró de Información considera que la crítica realizada por el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (b) y los Comités Centrales de otros partidos comunistas, de los errores del Comité Central del Partido Comunista de Yugoslavia –que de esta manera le brindan una ayuda fraternal–, le ofrece al Partido Comunista de Yugoslavia todas las condiciones necesarias para corregir rápidamente los errores cometidos.

7. Tomando en cuenta la situación del Partido Comunista de Yugoslavia, y buscando mostrar a los dirigentes del Partido la salida de esta situación, el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (b) y los Comités Centrales de los demás partidos hermanos, sugieren que la cuestión del Partido Comunista de Yugoslavia sea discutida en una reunión del Buró de Información 

8. En vista de esto, el Buró de Información expresa su total acuerdo con la evaluación de la situación del Partido Comunista de Yugoslavia, con la crítica de los errores del Comité Central de ese partido y con el análisis político de esos errores, contenidos en las cartas del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (b) al Partido Comunista de Yugoslavia, entre marzo y mayo de 1948."
Resolución del Buró de Información de la Kominform, “Sobre la situación del Partido Comunista de Yugoslavia”, 28 de junio de 1948

En su informe al V Congreso de la Liga del PCY realizado en 1948, Edvard Kardelj, recurrió a algunas citas de Stalin para refutarle y afirmar que Yugoslavia:

«rechazaba a los elementos kulaks» y jamás tomaría «posiciones antisoviéticas.» Informe: El PCY en la lucha por una nueva Yugoslavia. 

Como vemos esto no pasó en la realidad como demuestra la crítica de la Kominforn.

Fuente: http://www.forocomunista.com/t26491-el-cisma-yugoslavo-de-1948-rudeza-diplomatica-de-moscu-o-desviacion-del-marxismo-leninismo


Crapa pelada - Quarteto Cetra:

No hay comentarios:

Publicar un comentario