miércoles, 29 de enero de 2014

La revolución en Filipinas y la vuelta del PCF (CPP) a la guerra popular (NPA)

La Revolución del Pueblo Filipino

Por José María Sisón
Fundador, Presidente del Partido Comunista de las Filipinas
Fragmentos de su discurso en el foro auspiciado por la Asociación de Estudiantes Iraníes el 21 de Febrero de 1995, en Utrecht, Los Países Bajos

Es una ley de hierro que la opresión y la explotación engendra la resistencia. La historia de la Filipinas y sus circunstancias actuales proveen amplia confirmación de esa verdad. Un período de la historia de las Filipinas es significante y radicalmente diferente de otro resultado a los desarrollos violentos. La condición social del pueblo en cada período es determinada conforme el tipo de economía y poder político influyente y es el resultado del balance y la lucha de las fuerzas de la revolución armada y de la reacción armada.



1. El colonialismo español conquistó las Filipinas con guerra en el siglo XVI... Desde el siglo XVI han habido estallamientos esporádicos y espontáneos de resistencia popular violenta a diversas escalas geográficas y de duración. Aunque estas fueron ahogadas por los colonizadores se fue acumulando una conciencia nacional anti-colonial, anti-racista, y anti-feudal.

2. El avance cualitativo ocurrió en 1896 cuando bajo el estandarte de Katipunan estalló la revolución filipina. Sus demandas eran la independencia nacional de españa y la emancipación de los campesinos del orden feudal de los terratenientes más poderosos, la arquidiócesis.

El avance cualitativo no sólo fue de la larga cumulativa de alsamientos espontaneos a la revolución armada con conciencia nacional y en el territorio entero, sino también del reformismo de José Rizal y los propagandistas a la línea de la revolución armada de Andrés Bonifacio y Katipunan.

De cualquier manera, la revolución de las Filipinas de 1896 fue del viejo tipo democrático, de ideología liberal burguesa y dirigida por la naciente burguesía. El legado que nos dejó esta revolución fue un sentido revolucionario de nacionalidad y de democracia...

3. Después de nuestro triunfo contra el colonialismo español, EE.UU. púdo intervenir exitosamente y conquistar a las Filipinas debido a su fuerza militar superior y las inadecuadas ideologías, estrategia, y tácticas del gobierno revolucionario de las Filipinas y su ejército.

En el curso de la guerra Filipino-Americana, la cual comenzó en 1899, los agresores yanquis aniquilaron a un décimo del pueblo Filipino, mediante combate, masacres, relocaciones forzosas, bloqueos de alimentos y otros tipos de barbaridades. Al mismo tiempo, EE.UU. usó la consigna de asimilación benevolente y negociación de paz para dividir a los revolucionarios.

La ideología liberal de la dirección de la revolución pudo ser apropiada por una potencia imperialista moderna. La cual también usó los lemas del liberalismo y otorgó concesiones a los líderes los cuales tendían a comprometerse con el enemigo y traicionar la revolución. Desde luego, una potencia imperialista moderna como EE.UU. estaba en una posición mejor que la del antiguo colonialismo español para conceder la demandas reformistas previamente hechas ante el parlamento español antes de la revolución armada.

4. A causa de su exitosa guerra de agresión, EE.UU. púdo someter a las Filipinas bajo su propio mando colonial y comenzar a convertir a las Filipinas a una sociedad semifeudal, dominada por la burguesía compradora y una clase de terratenientes, servidores de la nueva potencia colonial...
Hubieron varios alzamientos violentos en el curso de todas las décadas. En 1930, el Partido Comunista de las Filipinas fue establecido para luchar legalmente pero fue suprimido pronto por las autoridades coloniales yanquis...

5. A principios de 1942, las Filipinas fue ocupada por las fuerzas invasoras de fascismo Japonés. El 29 de marzo de 1942, el partido unido del Partido Comunista de las Filipinas y el Partido Socialista formaron el Ejército Popular AntiJaponés (Hukbalahap or Hukbo ng Bayan Laban sa Hapon).
En conjunto con la lucha armada contra Japón, el movimiento revolucionario pudo establecer poder político rojo y efectuar reformas agrarias en Luzón Central... El pueblo obtuvo poder político en los barrios y efectuó reformas agrarias y otros tipos de reformas sociales. A fines de la ocupación japonesa, las fuerzas revolucionarias...pudieron conquistar el poder en los municipios de varias provincias en Luzon Central.

6. En el curso de la recaptura de las Filipinas después de la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas militares yanquis, en conjunto con fuerzas guerrilleras pro-EE.UU., las tropas de los Alguaciles pro-Japón y las guardias civiles organizadas por los terratenientes, suprimieron las fuerzas revolucionarias mediante masacres y otros tipos de barbaridades rehabilitando el poder de los terratenientes en Luzón Central.

EE.UU. le dieron independencia nominal a las Filipinas y de esa manera convertiéndola en una semi-colonia o neocolonia. La dictadura de clases conjunta de la burugesía compradora y la clase terrateniente fue repuesta en el país entero. Los políticos de las dos clases explotadoras se hicieron responsables de la administración nacional de las Filipinas.

Pero EE.UU. se aseguró de retener derechos de propiedad, bases militares, y control sobre las FFAA Filipinas haciéndola dependiente de EE.UU. de planificación estratégica, adoctrinación, adiestramiento, abastecimientos, etc.

7. ...A causa de los inexorables y sangrientos ataques contra las fuerzas revolucionarias y el pueblo, y la expulsión de los legisladores miembros de la Alianza Democrática, en 1950 Hukbalahop se convirtió en el Ejército Popular de Liberación (Hukbo Mapagpalaya ng Bayan (HMB)). La dirección de José Lava del viejo partido unido declaró lucha armada implacable con el régimen de EE.UU.-Quirino.

No obstante, la línea estratégica de la lucha armada era oportunismo de izquierda... No se consideró la necesidad de esmerarse en el trabajo entre las masas y de acumular fuerza armada en un largo período. Se esperaba que la crisis del sistema en el poder causaría el crecimiento rápido del apoyo espontaneo en progreso geométrico.

Unos meses despues de la primera campaña exitosa de ofensivas del HMB en Agosto de 1950, el partido unido del Partido Comunista y el Partido Socialista y el HMB ya estaba siendo aplastado por las FFAA de las Filipinas dirigidas y abastecidas por EE.UU... La derrota de la revolcuión armada hizo de la década de 1950 una de reacción extrema, alentada por el McCartismo y la guerra fría.



8. Pasaron casi 2 décadas antes de que la lucha armada revolucionaria pudiera continuar. Algunos meses despues de su reestablecimiento sobre el fundamento teórico del Marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao TseTung, el Partido Comunista de las Filipinas formó el Nuevo Ejército Popular el 29 de marzo de 1969.

El PCF correctamente analizó a la sociedad filipina como semi-colonial, semi-feudal y respectivamente, la revolución de las Filipinas como democrática de nuevo tipo, bajo la dirección de la clase obrera. El proletariado se reconoció como aliado básico del campesinado, y aliado de la pequeña burguesía y de la burguesía nacional. Todas estas clases patrióticas fueron puestas en contra de las clases reaccionarias de los compradores y terratenientes. La revolución de las Filipinas fue establecida como un proceso de dos etapas, democrática nacional, y socialista.

Para el PCF la lucha armada es la forma principal de la lucha revolucionaria porque efectua la tarea principal de la revolución, la cual es conquistar el poder político. La teoría y línea estratégica de la guerra popular prolongada fue establecida. El Nuevo Ejercito Popular rodeará las ciudades desde el campo, y acumulará fuerza hasta que pueda tomarlas.

La guerra popular prolongada es posible debido a la crisis crónica del sistema semicolonial y semifeudal, debido a la dirección popular proletaria guiada por el marxismo-Leninismo-Pensamiento Mao TseTung, a la mayoría campesina del pueblo y su demanda democrática por la reforma agraria y el favorable terreno tropical. Los órganos revolucionarios de poder pueden ser creados en el campo mientras el estado reaccionario todavía se encuentre atrincherado en las ciudades.

9. Aún antes de que la pandilla en el poder de Marcos declaró la ley marcial en 1972, las fuerzas armadas del estado contrarevolucionarios de compradores y terratenientes ya estaban metidos en las más brutales campañas de supresión.

Pero el Partido y el NEP tiene su base de masas que crece y se profundiza cada momento. Cuando las fuerzas del enemigo se concentraban en una sóla area les era difícil ocupar las áreas que lindaban y abandonaban áreas aun más grandes más adelante. El NEP, por lo tanto, ha expandido y consolidado su base de masas en el campo del país entero para tener el espació más amplio para sus obras.

La ley marcial, de 1972 a 1986 comprobó ser inútil contra el movimiento armado revolucionario. Solamente ocasionó que un número más alto de personas se alzará. El cambio al régimen seudodemocrático de Aquino tambien comprobó ser inútil contra la revolución. El General Ramos es la figura sobresaliente de todas los fracasos de los reaccionarios contra la revolución armada.

10. ...El NEP puede efectuar la lucha armada vigorosamente, solamente mientra sea apoyado por los órganos de poder político, las organizaciones de masas y los brazos locales del partido y es fortalecido por las unidades de milicias regionales y las unidades de defensa propia.



El NEP hubiese sido una fuerza mucho más fuerte en 1980 y hasta el presente, si no fuese por los errores del oportunismo de izquierda del militarismo y el insurrecionismo, los cuales nos llevaron a la boca de las FFAA del gobierno reaccionario, y socavaron sus bases de masas revolucionarias.
El Partido Comunista de las Filipinas ha efectuado desde 1992 un movimiento dentro de sus cuadros para reafirmar los principios Marxistas-Leninistas básicos, rectificar los errores y fortalecer las fuerzas revolucionarias. Este movimiento está levantando cada vez más alto la voluntad luchadora y abilidades del PCF y el pueblo. El PCF reconoce la necesidad de la violencia revolucionaria para derrocar el sistema opresor y explotador y instalar un nuevo sistema social donde el pueblo disfrute la independencia nacional, la democracia, justicia social, el progreso material y cultural, y la paz.

Fuente: http://www.forocomunista.org/viewtopic.php?f=39&t=62


Filipinas: pobreza y líneas centrales de la Revolución nacional


El Partido Comunista de Filipinas explica las líneas centrales de la Revolución nacional liberadora de su país oprimido

La línea general de la nueva revolución democrática con una perspectiva socialista guía la dirección de la revolución filipina y guía al Partido y a las masas para salir del maremágnum económico, social, político, cultural, ambiental y moral que surge de la opresión y la explotación y su agravamiento como resultado de la crisis. La clase trabajadora es la clase líder en la revolución al ser la fuerza productiva y política más avanzada. Depende principalmente de su alianza básica con los campesinos, gana un aliado fuerte con los pequeños burgueses urbanos, incluso también en la mediana burguesía, y toma ventaja de las contradicciones entre los reaccionarios para aislar y destruir un enemigo tras otro...

En tiempos de grave crisis, los hechos abundan para que el pueblo tome la línea de la nueva revolución democrática, en acuerdo con los intereses nacionales y de clase. Hay varios tipos de organizaciones de masas que deben ser desarrolladas para solidificar la masa de activistas patriotas y progresistas. A mayor tiempo de antigüedad de las organizaciones de masas, más fácil llegar y movilizar al pueblo en grandes cantidades.

Las organizaciones legales de masas patriotas y progresistas pueden surgir y crecer reivindicando y ejerciendo sus derechos democráticos contra la explotación y la opresión del pueblo, y contra los actos descarados o discretos de represión de los regímenes que hipócritamente claman ser democráticos y diferentes de la caída dictadura fascista de Marcos. La clase trabajadora tiene sindicatos, siendo el Kilusang Mayo Uno el centro laboral más fuerte. Los campesinos y trabajadores de granja tienen el Pambansang Magbubukid ng Pilipinas; los pescadores el Pamalakaya; y los empleados de gobierno el COURAGE, por citar sólo las formaciones más grandes de las masas trabajadoras.

Hay varios tipos de organizaciones de colectivos sectoriales, como las de los estudiantes, maestros, trabajadores de la salud, abogados, científicos y tecnólogos, escritores y artistas, religiosos progresistas, hombres de negocios patriotas, y del estilo. Hay también colectivos basadas en temas y problemas como la independencia nacional, democracia, derechos humanos, reformas territoriales e industrialización nacional, pueblos indígenas, derechos de los jóvenes, derechos de las mujeres, derechos de los niños, cultura patriótica y progresista, medio ambiente, paz justa y duradera, solidaridad internacional contra el saqueo imperialista y la guerra, y demás.

Usando la política del frente unido, las organizaciones patriotas y progresistas han desarrollado alianzas sectoriales (dentro de las clases y categorías ocupacionales) y alianzas multisectoriales como la BAYAN (New Patriotic Alliance), que es la mayor en su tipo. Estas alianzas han servido para aumentar, ampliar y expandir la fuerza e influencia del movimiento democrático nacional en campañas y varios tipos de activismo en temas permanentes así como en temas candentes de la actualidad.

Los colectivos legales y las alianzas son claros en afirmar su independencia del Partido Comunista de Filipinas (PCF) y las organizaciones de masas revolucionarias ilegales. Lo hacen obviamente para contrarrestar la cacería de brujas anti-comunista que ha llegado a ser más despiadada que nunca bajo la llamada Ley anti-terrorismo. Están relacionadas cercanamente con grupos de partidos progresistas que participan en luchas electorales con el sistema gobernante.

Por supuesto, el PCF ha desarrollado diversos tipos de organizaciones de masas ilegales. La más importante de éstas en términos de fomentar la prolongada guerra del pueblo es el Nuevo Ejército del Pueblo (NEP). Es liderada por el Partido y la clase trabajadora, y la mayoría de los comandantes y luchadores rojos vienen de los campesinos. En estos momentos, el NEP está inmerso en el plan estratégico de 5 años para llevar la guerra del pueblo de la defensa estratégica a la permanencia estratégica.



Hay un acuerdo exhaustivo de organizaciones de masas clandestinas de trabajadores, campesinos, jóvenes, mujeres, trabajadores culturales, abogados, científicos y tecnólogos. Y hay alianzas clandestinas de los pueblos de Cordillera, Moros y Lumads, y los religiosos progresistas, especialmente los Cristianos por la Liberación Nacional. Todas las anteriores fuerzas revolucionarias están dedicadas a la guerra del pueblo. Junto con el PCF y el NEP, pertenecen al Frente Nacional Democrático de Filipinas.

El FNDF es un frente unido revolucionario, con su propio programa de revolución democrática y constitución del pueblo, en armonía con el del PCF. El FNDF consiste en las formaciones de las masas trabajadoras y la pequeña burguesía citadina. Pero está siempre abierta para incluir a la mediana burguesía e incluso a los aliados temporales y no confiables de entre las filas de los reaccionarios que se oponen a lo peor de éstos.

El FNDF ha llegado lejos y ha realizado negociaciones de paz con una serie de regímenes reaccionarios para asegurar su estatus beligerante ante la ley internacional y demandar que las raíces del conflicto armado sean discutidas para sentar las bases de una paz justa y duradera.
Para evitar confusión entre los revolucionarios y el pueblo, el PCF y el FNDF siempre han dejado claro que el camino para una paz justa y duradera no es diferente del camino de la nueva revolución democrática...

Las amplias masas del pueblo filipino y el movimiento revolucionario liderado por el PCF están confiados en completar la etapa de la nueva revolución democrática y de proceder a la etapa de la revolución socialista. Su confianza se basa en su adhesión a la teoría y práctica del Marxismo-Leninismo, su conciencia de la crisis crónica y pérdida de curso del sistema gobernante doméstico y del sistema capitalista mundial, de su aprendizaje de las experiencias del movimiento revolucionario en las Filipinas y el extranjero, y de emprender todo el trabajo y luchas necesarios para pasar de un estado de la revolución al siguiente".

Fuente: http://www.forocomunista.com/t2417p80-partido-comunista-de-filipinas-nuevo-ejercito-del-pueblo


Situación política  del CPP en la actualidad

TXENTE REKONDO.- Gabinete Vasco de Análisis Internacional (GAIN)

Estos últimos meses se están caracterizando en Filipinas, entre otras cosas, por los movimientos que el gobierno filipino ha emprendido para retomar las negociaciones con algunos de los grupos armados que operan en el archipiélago. En ese sentido, representantes de la administración de Benigno Aquino se han reunido con miembros del Frente Moro Islámico de Liberación (MILF) en la capital de Malasia, mientras que hacía lo propio con la delegación de la guerrilla del Partido Comunista de Filipinas (CPP) a las afueras de Oslo.

Esta toma de contacto viene a romper la postura mantenida por la anterior presidenta filipina, Gloria Macapagal-Arroyo, quien mientras era recibida con todos los honores y parabienes en Occidente, llevaba a delante una campaña contra la insurgencia, donde la violación de derechos humanos alcanzaba las cifras más altas de los últimos años.

Tras más de 42 años de insurgencia, la guerrilla comunista del CPP, la guerrilla filipina ha hecho frente a la dictadura de Marcos, y a los cuatro gobiernos elegidos en las urnas tras el fin de la misma. En estas décadas el CPP ha atravesado por diferentes fases, tal y como reconocen recientes análisis internacionales.

Desde su fundación en 1968, y durante toda la dictadura de Marcos, la guerrilla creció rápidamente y se fue asentando, con el apoyo de importantes sectores de la población, en buena parte del archipiélago filipino. Los primeros años de la llamada “transición democrática”, sirvieron al ejército para impulsar toda una campaña de terror que se extendió a los militantes de las organizaciones políticas y de base que simpatizaban con las demandas del CPP y de su brazo armado, el Nuevo Ejército del Pueblo (NPA).

Posteriormente, la capacidad movilizadora y operativa del CPP-NPA se ha recuperado, y ha venido desarrollando organizaciones que obtienen buenos resultados electorales, mientras afrontaba diferentes intentos de encauzar conversaciones de paz con el gobierno, y hacía frente a la brutal campaña que el gobierno de Arroyo impulsaba.

Los contactos y negociaciones entre los gobiernos de Manila y la guerrilla comunista se han sucedido en las últimas décadas. Desde los primeros intentos hace más de 25 años, bajo la presidencia de Cory Aquino, se han sucedido los acercamientos y los fracasos.

En 1992, se firmó la declaración de La Haya, que estableció una agenda para la negociación de cuatro ejes centrales (reformas socio-económicas, derechos humanos, reformas políticas y constitucionales, ceses de las hostilidades). Tres años más tarde, a través del Acuerdo Conjunto de Garantías de Inmunidad y Seguridad (JASIG), se aseguraba que los representantes y grupo negociador del Frente Democrático Nacional de Filipinas (NDFP), una coalición de sindicatos, partidos políticos y otros movimientos, entre los que se encuentra el CPP, no fueran perseguidos por su laber negociadora.

Otra aportación de todos estos intentos negociadores es el Comité Conjunto para la Monitorización (JMC), que se encargaría de investigar las violaciones de los acuerdos, y que fue puesto en marcha en 20045, con la asistencia de un facilitador independiente e internacional, Noruega.

Ese mismo año, la delegación del NDFP abandonará las conversaciones tras la decisión del gobierno de Arroyo de renovar la inclusión del CPP-NPA y de alguno de sus dirigentes en la lista “de personas y organizaciones terroristas”, así como por el escándalo que siguió a la reelección de la citada presidenta.

Los posteriores intentos de Gloria Macapagal-Arroyo de combinar la política represiva con falsos intentos de negociación (denunciados por los representantes de NDPF como peticiones de rendición y de reescribir lo acordado en 1992), dificultaron aún más el complejo equilibrio negociador. Todo ello además, acompañado de una política de exterminio de militantes sociales y una política “anti-terrorista” que otorgaba carta blanca a las fuerzas policiales y militares del país.

Los dos últimos años nuevos impulsos han hecho aparición en el complejo puzzle negociador filipino. En 2009, y gracias al trabajo de cocina de Noruega, el gobierno reconoció que un alto el fuego no “era una condición previa para iniciar las negociaciones”, al tiempo que reinstauró el JASIG y se planteó la liberación de algunos presos políticos.

El año pasado, con la toma de posesión del nuevo presidente Aquino, el gobierno se mostró dispuesto a un alto el fuego y a retomar las negociaciones. Desde el CPP se rechazó la oferta, pero dejaron la puerta abierta a retomar las negociaciones. De esa manera, el pasado mes de diciembre, tuvieron lugar en Hong Kong contactos y conversaciones que permitieron una tregua en Navidades (la más larga en los últimos diez años).

La continuación de este proceso tuvo lugar el pasado mes de enero en Oslo, en donde se acordó el inicio de conversaciones formales sin condiciones previas., y que han tenido lugar entre el 15 y 21 de este mismo mes.

El camino iniciado estas semanas no será breve, pero es importante que a pesar de las dificultades que irán asomando, algunas ya lo han hecho en forma de detenciones de importantes figuras del CPP, ambas partes parecen dispuestas a profundizar esa vía. También es importante el papel de los mediadores (Noruega) que han continuado apoyando el proceso a pesar de las rupturas puntuales que se han sucedido.

Otra insurgencia armada que opera con fuerza en el sur del archipiélago, el Frente Moro Islámico de Liberación (MILF) también ah iniciado conversaciones en Kuala Lumpur, capital de malasia, con el gobierno filipino. De momento parece ser que ambas partes han acordado renovar el mandato del grupo internacional de monitorización en le sur del archipiélago por otros doce meses. También ha tenido lugar un intercambio de propuestas entre las dos delegaciones y han decidido volverse a reunir los próximos 29 y 30 de marzo.

Al igual que en el caso de la guerrilla comunista, este proceso también puede estar afectado por movimientos contradictorios que pueden poner en un difícil trance el desarrollo de las negociaciones. El pasado año se filtró la posibilidad de que dentro del MILF hubiera tenido lugar un escisión, y estos días parece que la noticia se confirma con el anuncio de la creación del grupo Luchadores Islámicos de la Libertad Bangsamoro (BIFF) que anuncia su intención de continuar la lucha contra los militares filipinos y lograr en Mindanao la instauración de un estado independiente e islámico.

Los obstáculos planean este nuevo escenario. Desde las reticencias e intentos de sabotaje por importantes sectores de los llamados poderes fácticos (militares, empresarios, parte de la clase política), temerosos de perder su privilegiada situación en el actual status quo hasta las tácticas de algunos representantes de la administración que buscan la división de las organizaciones guerrilleras para debilitar su posición ante las hipotéticas fases centrales de la negociación.



Lo que no cabe duda es que para lograra una paz justa y duradera, en Filipinas, como en otros lugares, se deberán afrontar las raíces del conflicto. La política discriminatoria hacia los pueblos indígenas, la venta de los recursos del país a las grandes multinacionales, los abusos de las fuerzas de seguridad y sus aliadas milicias paramilitares, la injusta distribución de la tierra, en manos de terratenientes en grandes zonas del país, o la necesaria reforma agraria, son algunos de los temas que deberán abordar en cualquier intento serio de llevar a delante el proceso de paz que algunos comienzan a vislumbrar en Filipinas.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=123056


Master of Puppets - Metallica


No hay comentarios:

Publicar un comentario