martes, 7 de enero de 2014

Turkmenistán es la llave de Occidente

Historia de Turkmenistán: http://www.centralasia travel.com/sp/countries/turkmenistan/history/#

Integrado en la URSS, Turkmenistán pasó de la servidumbre y semi-esclavismo feudal al socialismo: http://dai.ly/xnwzyi


El cambio del personalismo neutral al juego imperialista

Gurbanguly Berdimuhamedow fue reelecto presidente de Turkmenistán en los comicios celebrados el 12 de febrero último. Recibió 97,14% de los votos, en tanto la concurrencia del padrón ascendió a número similar, informó la Comisión Central Electoral del país centroasiático.

Berdimuhamedow gobierna el país desde diciembre de 2007 cuando falleció Saparmurat Niyazov, ex presidente del Soviet Supremo de la República Soviética de Turkmenistán y primer presidente de la República de Turkmenistán en octubre de 1991. La muerte del Turkmenbashi (padre de todos los turkmenos) estuvo rodeada de sospechas. La sucesión de éste por Berdimuhamedow en vez de Ovezgeldy Atayew (presidente del Majlis, la Asamblea Nacional), a quien se le interpuso un recurso judicial y se lo procesó por corrupción, nos dan que pensar sobre un golpe palaciego en Turkmenistán.

Entonces, fueron convocadas elecciones en 2007, que Berdimuhamedow ganó con 89% de los sufragios emitidos. Las últimas, del 12 de febrero de este año, fueron las primeras en las cuales compitió con otros siete candidatos, todos miembros del Partido Democrática de Turkmenistán (PDT, ex Partido Comunista). El Presidente había obtenido el respaldo del Consejo del Pueblo de 2507 miembros con representación de las organizaciones sociales, líderes tribales y funcionarios y legisladores del PDT.

Según fuentes liberales, el mandatario había prometido varias reformas como “el libre acceso a Internet”, aunque hoy la cobertura apenas alcanza el 1% de la población. Hubieron reformas cosméticas: se retiró la estatua de oro del Turkmenbashi y el Arco de la Neutralidad del centro de Ashgabat, la capital del país, los cuales serán relocalizados a las afueras de la ciudad en la Cordillera de Kopet Dag.

Turkmenistán tiene un alto valor estratégico. Posee el 20% de las reservas mundiales de gas natural, pero éstas están ineficazmente explotadas. Hoy hay una sobreproducción de 50000 millones de m3 al año. Esto se debe a los muy bajos precios que pretende pagarle China, a las sanciones económicas contra Irán (que como bien sabemos, tienen consecuencias sobre terceros países) y los entredichos con la Federación Rusa. Esto quizá se deba a la política de giro pro-occidental que equívocamente están tomando la administración turkmena. Cuando en la región las cosas se ponen de un color distinto (Pakistán se alinea con Irán, Kirguizistán se pone firme con EEUU y exige el cierre de la base de Manas, en Afganistán la insurgencia antiotanista va ganando cada vez más terreno), el gobierno Berdimuhamedow ha elegido una política de tensión con Rusia. Los ciudadanos rusos, cuyo número se estima en 60000 (aunque los “rusos étnicos” según el propio gobierno llegarían a 170.000) serán obligados a renunciar a la ciudadania rusa si quieren tramitar su nuevo pasaporte. De no tener el nuevo, igualmente se les prohibirá viajar a su país. Este tipo de políticas a uno le recuerdan la persecución que viene imponiendo el gobierno de Letonia a los eslavos (en su mayoría rusos) el 44% de la población en la república báltica.

Todo indica que Turkmenistán está yendo por un rumbo muy torcido. La persecución contra los rusos jamás se dio durante la presidencia Niyazov. Ahora, ¿cuál podría ser el objeto de la misma?, ¿presionar a Rusia para que compre todo el gas acordado por Gazprom?. Hoy, a precio sobrevaluado, Gazprom le compra a Turkmenistán el 25% del gas que los consorcios de ambos países habían acordado.

Rusia tiene que sincerar las cuentas con Turkmenistán, y asimismo el gobierno Berdimuhamedow, ponerse de acuerdo con Moscú en los asuntos vitales. Porque Turkmenistán tiene ambiciosos proyectos de infraestructura que no puede llevar a cabo sin el dinero ruso.

Por otra parte, a pesar de este intento de virar de una política de neutralidad que fuera el orgullo del gobierno Niyazov hacia una prooccidental –voto en contra del Estado Palestino en la ONU-, el presidente Berdimuhamedow se enfrenta a complicaciones económicas –a las cuales habría que agregarle el interés imperial por desestabilizar la convivencia y la comunidad fraterna de las tribus turkmenas- que podrían ser el caldo de cultivo para unos “rebeldes”, un “CNT”, y la historia conocida –y trágica- de Libia y Siria. Alguno le llaman a ese baño de sangre “Primavera Árabe”. Turkmenistán no se merece eso.

Para eso, urge resolver los problemas económicos del país, y de momento, convendría un acercamiento a Moscú, para lo cual debería abandonarse todo ese rollo –estimo una jugada para presionar a Putin- del nuevo pasaporte y la “opción definitiva de ciudadanía” contra los ruso-turkmenos. De esta forma, además, podría presionar a China también, y negociar contratos más ventajosos por el gas natural. Es que las rutas del país son muy complicadas, y muy pocas potencias están dispuestas a pagar un precio medio europeo por el gas turkmeno.

Las fuentes ultraliberales se habían contentado con una posible desniyazovización de Turkmenistán. Más Berdimuhamedow los ha decepcionado, porque lo suyo no ha pasado de reducir el culto a la personalidad del Presidente. Los liberales, en verdad, querían que el Presidente profundizara una línea pro-occidental. Los sucesos que vienen acaeciendo en los últimos meses le hacen cambiar la estrategia.

Quiero adjuntar una serie de medidas del gobierno que indican que no hay ningún atisbo de desniyazovización en marcha:
------------------------------------------------------------------


Los pagos de la asistencia social del Estado se elevarán a partir del 1 de enero de 2012

Presidente de Turkmenistán, Gurbanguly Berdimuhamedov firmó la Ley "de las enmiendas al Código de Bienestar Social de Turkmenistán".

La tasa de subsidio de invalidez del Estado, los beneficios del estado para los niños discapacitados menores de 16 años, los pagos de beneficios estatales a la discapacidad infantil personas independientemente del grupo de personas con discapacidad, los pagos de beneficios estatales por la pérdida de sostén de la familia, los pagos de beneficios estatales por la pérdida de sostén de la familia de viudas de guerra, los pagos de beneficios estatales por la pérdida de sostén de la familia a las esposas de los veteranos de la Gran Guerra Patria, que volvió a casa, los pagos de beneficios del estado por la pérdida de sostén de la familia a los huérfanos dobles, los pagos de beneficios estatales por la pérdida de sostén de la familia a los niños que perdieron su los padres (sostén de la familia) o los niños que han perdido sólo una madre, los pagos del Estado de bienestar se incrementó significativamente el 1 de enero de 2012, de acuerdo con el nuevo acto jurídico que la evidencia viva de la orientación social de la política el líder turkmeno.

En particular, las limitaciones de la duración de los servicios para los ciudadanos que se jubilaron antes del 1 de agosto de 1998 y los trabajadores agrícolas se han eliminado.

La construcción a gran escala de cómodas casas de apartamentos, escuelas y jardines de infantes, instituciones médicas y sanatorios se suministra con las tecnologías de estado de la técnica y equipos, centros culturales y otros servicios sociales y económicas permiten mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de Turkmenistán; personas en la capital de Turkmenistán, y todas las regiones del país tengan acceso a los avances científicos y técnicos y comodidades.

Otro indicador importante es el crecimiento de los ingresos reales de la población que está asegurada a través del continuo aumento en el salario, pensiones, beneficios y becas estatales, la política de precios, el fomento de iniciativas empresariales y otras medidas adoptadas en el país.

En este sentido, cabe señalar que en julio de este año, el presidente Gurbanguly Berdimuhamedov emitió el Decreto que autoriza a aumentar el sueldo mensual, pensiones, beneficios estatales y las subvenciones en un 10 por ciento del 1 de enero de 2012.


-----------------------------------------------

Esto significa un Estado presente, un Pueblo presente, y un rumbo independiente y soberano que la población ha revalidado en estos últimos veinte años. Y del cual reniegan los liberales, cipayos y vendepatria. Pero también, hay muchas cuentas pendientes. Yo no me olvido que Niyazov arrió la bandera roja de su país. El “socialismo renovado”, o las distintas formas de socialismo, terminarán con la implacable brutalidad del imperialismo sobre sus cabezas. O sea, aunque bajemos las pretensiones, el imperialismo subirá aún más las suyas. O nos matan por el pan entero, o por un pedazo de pan.


Asia Central se convierte en foco geopolítico mundial por las reservas de gas

El 6 de enero de 2010, Irán y Turkmenistán inauguraban el gasoducto Dovletabat-Sarakhs-Khangiran, un proyecto común de enorme envergadura. Ese gran paso de avance tiene grandes posibilidades de cambiar radicalmente la situación en el «gran ajedrez» del control de la energía. En este caso, Estados Unidos se ha visto marginado por un grupo de competidores que no han recurrido a las agresiones ni a los derramamientos de sangre que los estadounidense desencadenaron sin vacilar sólo para garantizar la seguridad de las rutas de acceso. Si el futuro energético está en el gas, y no en el petróleo, es posible que el control del Medio Oriente tenga que pasar por el de la cuenca del mar Caspio.

En enero pasado, la inauguración del gasoducto Dauletabad-Sarakhs-Khangiran, que conecta el norte de Irán (en la cuenca del mar Caspio) con los yacimientos de Turkmenistán, pasó inadvertida en medio del estruendo de la campaña mediática occidental que pretende que el régimen islámico de Teherán enfrenta un verdadero apocalipsis.

Se trata, sin embargo, de un hecho que puede tener importantes consecuencias en cuanto a la seguridad de la región. En 3 semanas, Turkmenistán decidió destinar la totalidad de sus exportaciones de gas a China, Rusia e Irán. Lo cual implica que no le interesan en lo más mínimo los proyectos que proponen Estados Unidos y la Unión Europea. ¿Serán estos los acordes de una sinfonía orquestada con la participación de Rusia, China e Irán?

Aunque operará inicialmente con un modesto volumen de 8 000 millones de metros cúbicos (8 Gm3) de gas, este gasoducto de 182 kilómetros cuenta con una capacidad anual de 20 Gm3. En Irán, ese volumen de gas puede satisfacer las necesidades de la población de la llanura costera del mar Caspio dando así a Teherán la posibilidad de exportar toda la producción de los yacimientos de gas del sur de Irán.

El contrato satisface plenamente a ambas partes: Achgabat obtiene el control exclusivo de un mercado vecino; el norte de Irán no se verá ya obligado a reducir su consumo por temor a la escasez en el invierno y Teherán puede así destinar a la exportación el excedente de su propia producción. A través de Irán, Turkmenistán puede desarrollar además otras vías de transporte hacia el resto del mundo. Así que Irán tiene grandes posibilidades de gozar plenamente de las ventajas de su posición geográfica, perfecta para servir de terminal a las exportaciones de gas de Turkmenistán.

Estamos asistiendo a una redistribución de las cartas en el plano de la cooperación energética a nivel regional, que deja fuera del juego a las supermajors del petróleo [1]. Como de costumbre, Rusia lleva la voz cantante, China e Irán siguen el ejemplo. Rusia, Irán y Turkmenistán ocupan respectivamente el primero, segundo y cuarto lugares en cuanto a la importancia de sus reservas de gas. Mientras tanto, China está llamada a convertirse, en este siglo, en el gran país importador por excelencia. Y todos esos factores tienen consecuencias capitales para la estrategia global de Estados Unidos.

El gasoducto que han construido Irán y Turkmenistán es una burla a la política americana contra Irán. Estados Unidos amenaza con adoptar nuevas sanciones contra Irán y sostiene que «Irán está cada vez más aislado» mientras que Mahmud Ahmadinejad recorre el Asia central en su jet presidencial, es recibido con alfombra roja en Achgabat por el presidente Gurbanguly Berdymujammedov y un nuevo eje económico surge ante nuestros ojos. La diplomacia coercitiva de Estados Unidos no ha dado resultado. Turkmenistán, país cuyo producto nacional bruto (PNB) es de 18,3 millardos de dólares, ha desafiado a la única superpotencia (con un PNB de 14 200 millardos). Y hasta se dio el lujo de tratar el asunto como una cuestión de poca monta.

La cuestión tiene otras ramificaciones. Para empezar, Teherán dice haber concluido con Ankara un acuerdo para exportar gas turkmeno hacia Turquía a través del gasoducto de 2 577 kilómetros que conecta Tabriz (en el norte de Irán) con Ankara. Lo cual confirma que Turquía mantiene una política exterior independiente y que ese país también aspira a convertirse en una pieza fundamental de la distribución de gas hacia los mercados europeos. Europa pudiera entonces perder la batalla por el acceso directo a las reservas de la cuenca del mar Caspio.

En segundo lugar, Rusia no parece inquieta ante la idea de que China logre encontrar fuentes de aprovisionamiento energético en Asia central. La demanda europea de gas ruso ha decaído y los países productores de Asia central se están posicionando en el mercado chino. Las importaciones chinas no deben implicar problemas de aprovisionamiento para Rusia (ya sea en cuanto a su consumo interno o sus exportaciones). La posición de Rusia en el mercado centroasiático de la energía, y alrededor del mar Caspio, es tan sólida que la pone al abrigo de cualquier tipo de escasez de energía.

Lo esencial para Rusia es preservar su estatus de primer proveedor de energía con destino a Europa. Así que, mientras los productores de Asia central no expresen ningún interés acentuado por la construcción de nuevos gasoductos a través del Cáucaso, Rusia no pondrá inconvenientes. Durante su reciente visita a Achgabat, el presidente ruso Dimitri Medvédev normalizó las relaciones entre Rusia y Turkmenistán en cuanto a los asuntos energéticos. Este fortalecimiento de los vínculos con Turkmenistán representa un importante progreso para ambos países.

Factor número 1, la importante mejoría de sus relaciones permite a Turkmenistán mantener sus exportaciones hacia Rusia, cuyo volumen anual es de 30 000 millones de metros cúbicos de gas.

Factor número 2, citando a Medvédev: «Por vez primera en la historia de las relaciones que unen a Rusia y Turkmenistán, el precio del abastecimiento de gas se calculará de forma absolutamente comparable a la de los mercados europeos.» Algunos comentaristas rusos afirman que Gazprom no obtendrá ganancias con la compra del gas turkmeno y que, por otro lado, si Moscú aceptó pagar el precio más alto es porque el Kremlin ha decidido no dejar ni un metro cúbico de gas a la disposición de otros proyectos de gasoducto, y principalmente al Nabucco, proyecto impulsado por Estados Unidos.

Factor número 3, y contrariamente a lo que la propaganda occidental está tratando de hacer creer, Achgabat no ve en el gasoducto chino un posible sustituto de Gazprom. La política de precios de Rusia garantiza que Gazprom siga siendo un cliente insustituible para Turkmenistán. Las negociaciones sobre el precio de venta del gas destinado a China no han terminado todavía, pero la tarifa final nunca podrá competir con la oferta rusa.

Factor número 4, Rusia y Turkmenistán han reiterado sus compromisos de desarrollar el gasoducto transcaspio a lo largo de la costa oriental del mar Caspio y hasta Rusia, gasoducto que contará con una capacidad de 30 000 millones de metros cúbicos. Es evidente que, gracias a las reservas turkmenas y kazajas, Rusia espera centralizar mayores cantidades de gas natural provenientes de Asia central.

Factor número 5, Moscú y Achgabat llegaron también a un entendimiento para la construcción conjunta de un gasoducto este-oeste que debe conectar todos los pozos de gas turkmenos a una misma red para permitir el envío de gas hacia Rusia, China e Irán desde cualquier yacimiento.

Como puede verse, en el contexto de intensificación de los pasos americanos en Asia central, la visita de Medvédev a Achgabat no deja de tener consecuencias en cuanto a la seguridad de la región. Durante una conferencia de prensa común con Medvédev, el presidente Berdymujammedov declaró que Moscú y Achgabat comparten una visión general sobre la situación de la zona, en particular en cuanto al Asia central y la cuenca del Caspio. Subrayó además que ambos países consideran que la seguridad de cada uno de ellos está indisolublemente ligada a la del otro.

Por su parte, Medvédev confirmó la similitud de los análisis de ambos países, que ambos comparten de forma unánime, sobre las cuestiones de seguridad y su voluntad común de trabajar juntos. Al tratar de evitar a Rusia, de ignorar a China y de aislar a Irán, la estrategia diplomática de desarrollo de los pipelines que aplicó Estados Unidos en la región del Caspio no ha funcionado. Rusia tiene previsto ahora multiplicar por dos sus importaciones de gas desde Azerbaiyán, lo cual obstaculiza todavía más los esfuerzos occidentales por convertir a Bakú en proveedor del Nabucco.

Junto a Rusia, Irán emerge ahora como importador del gas de Azerbaiyán. En diciembre, Azerbaiyán firmó un acuerdo para exportar gas hacia Irán a través del gasoducto Kazi-Magomed-Astara, de 1 400 kilómetros.

El origen de todo esto es el indetenible desarrollo del South Stream y del North Stream rusos, que garantizarán el suministro de gas al norte y al sur de Europa. Los obstáculos que se oponían al North Stream han desaparecido después de su aprobación, en el plano medioambiental, por parte de Dinamarca (en octubre), Finlandia, Suecia (en noviembre) y Alemania (en diciembre). La construcción de ese gasoducto debe comenzar en primavera.

Gazprom, los industriales alemanes E.ON Ruhrgas y BASF-Wintershall, así como Gasunie, una empresa holandesa de transporte de gas, han invertido en total 12 000 millones de dólares con vistas a la construcción del gasoducto North Stream, cuyo trazado evita las vías de tránsito que datan de la época soviética a través de Ucrania, Polonia y Bielorrusia.

Este nuevo gasoducto de 1 220 kilómetros comienza en el puerto de Vyborg, en el noroeste de Rusia, pasa
por debajo del mar Báltico y desemboca en el puerto alemán de Greifswald. Con la entrada en funcionamiento de su primer tramo, debe alcanzar el año próximo una capacidad de 27 500 millones de metros cúbicos, para alcanzar el doble de esa capacidad en 2012. El North Stream tendrá una profunda repercusión sobre la geopolítica de Eurasia, las estrategias transatlánticas y los vínculos entre Rusia y Europa.

Es evidente que 2009 ha sido un año histórico en la llamada «guerra energética». Primero, se produjo la inauguración del gasoducto chino por el presidente chino Hu Jintao, el 14 de diciembre; después, el 27 de diciembre, el primer ministro ruso Vladimir Putin inauguró la terminal petrolera cercana al puerto de Najodka, en Siberia occidental (que lo conecta con los nuevos yacimientos de Sibera occidental y de China y con los nuevos mercados asiáticos en el Pacífico, gracias a un importante presupuesto de 22 000 millones de dólares) y, finalmente, el presidente iraní Ahmadineyad inauguró el gasoducto iraní el 6 de enero pasado. Poco a poco, casi todo el mapa energético de Eurasia y de la región del Caspio se ha visto así modificado.



El año 2010 comienza así matizado por una fascinante incógnita: ¿Coordinarán Rusia, China e Irán sus próximas acciones o tratarán al menos de armonizar sus intereses opuestos?

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=100441 , http://noticiasconclase.blogspot.com.es/2012/02/turkmenistan-no-se-merece-una-primavera.html



Warriors of the world - Manowar



No hay comentarios:

Publicar un comentario